Develar el potencial creativo: eventos de reevaluación emocional

Milthon Lujan Monja

Un estudio sugiere que incluso las personas que tienden a pensar de manera convencional, como los contadores o los vendedores de seguros, pueden ser creativas, si pueden enfrentar las situaciones emocionales de una manera diferente.

Las emociones son una parte omnipresente de la vida organizacional que tienen una amplia gama de consecuencias importantes, tanto para los empleados como para las empresas para las que trabajan.

El vínculo entre las emociones y la creatividad, ha recibido una atención académica considerable. La creatividad es una capacidad crucial que permite a las empresas adaptarse a los desafíos y obtener una ventaja competitiva.

En un grupo de experimentos, los investigadores de la Washington State University y de la University of California descubrieron que los pensadores convencionales, aquellos que tienen un bajo nivel de apertura a nuevas ideas y experiencias, propusieron ideas más creativas que sus compañeros después de practicar la “reevaluación emocional”.

Ellos examinaron los procesos cognitivos que sustentan las estrategias de regulación emocional y sus asociaciones con la creatividad.

Reevaluación emocional

Sobre la base de las teorías de la regulación de las emociones y la cognición creativa, los investigadores teorizaron que la reevaluación cognitiva de los eventos que provocan emociones se asocia positivamente con la creatividad debido a que ambas implican considerar nuevos enfoques o perspectivas.

La regulación emocional se refiere a los procesos que usan los individuos para monitorear y controlar sus experiencias emocionales y puede tomar varias formas.

Por ejemplo, los gerentes que atraviesan cambios organizacionales estresantes informan que necesitan “eliminar” las emociones negativas y adoptar un “estado de ánimo positivo”; los profesionales de servicio al cliente manejan rutinariamente sus emociones durantes las interacciones con los clientes y codifican las situaciones de manera que mitiguen las emociones negativas.

Por su parte, la “reevaluación emocional” significa ver una situación a través de otra lente emocional, como tratar de ver un evento que induce a la ira como neutral o esperanzador.

READ  IA puede producir arte premiado, pero no puede competir con la creatividad humana

La creatividad puede ser entrenada

El estudio reporta que la creatividad es algo que se puede entrenar.

“Una de las implicaciones del estudio es que la creatividad no es algo que solo sea accesible para las personas que consideramos ‘creativas’”, dijo la autora principal Lily Zhu, profesora asistente en el Carson College of Business de la Washington State University.

“Cada vez que nos separamos de nuestra perspectiva existente y tratamos de pensar en algo que es diferente de nuestra reacción inicial, hay un elemento creativo en ello. Si podemos practicar o entrenar ese músculo de pensamiento flexible, puede ayudarnos a ser más creativos con el tiempo”.

El experimento para evaluar la regulación emocional

Para el estudio, Zhu y los coautores Chris Bauman y Maia Young de la University of California, Irvine, realizaron una encuesta y dos experimentos similares con tres grupos diferentes de personas.

La primera encuesta de 279 estudiantes universitarios reveló que las personas que tendían a ser más creativas, con una clasificación alta en apertura a nuevas ideas, también tendían a practicar la reevaluación emocional con regularidad.

En un experimento con 335 personas reclutadas a través de una plataforma de crowdsourcing, los participantes primero fueron clasificados en sus niveles de apertura y luego se les mostró una escena de película diseñada para provocar la ira.

Mientras miraban, se les dieron diferentes instrucciones: reprimir sus emociones, pensar en otra cosas para distraerse o intentar una evaluación emocional: mirar la escena a través de otra lente. Sin embargo, una parte del grupo no recibió ninguna instrucción sobre cómo regular sus sentimientos.

Después de ver la película, se les pidió a los participantes que pensaran en una idea para usar un espacio en su edificio que estaba desocupado por una cafetería que iba a cerrar.

Las ideas fueron evaluadas por un panel de expertos que no sabían nada sobre los participantes.

READ  Evaluación de la creatividad en la educación

Ideas sobre como usar el espacio para “cápsulas para dormir” o abrir una guardería se consideraron altamente creativas, mientras que abrir una cafetería similar o una franquicia de alimentos se consideró de baja creatividad.

El siguiente experimento hizo que un grupo diferente de 177 participantes escribiera sobre una experiencia que los hizo enojar, en lugar de ver una película. Luego se les asignó la tarea de escribir sobre eso nuevamente desde una perspectiva emocional diferente o escribir sobre otra cosa como una distracción.

En ambos experimentos, los participantes de pensamiento convencional que intentaron la reevaluación emocional generaron ideas más creativas que otros pensadores convencionales que utilizaron la supresión, la distracción o ninguna estrategia de regulación emocional.

En particular, para los participantes que, para empezar, se consideraban pensadores creativos, la reevaluación emocional no parecía tener mucho efecto en su creatividad.

Mejorar la productividad empresarial

Los investigadores sugieren que dado que las personas creativas ya tienden a practicar la reevaluación emocional con regularidad, hacer más no tiene tanto impacto, como agregar más gasolina a un automóvil que ya tiene combustible.

Los hallazgos tienen implicaciones para mejorar la productividad empresarial, sostienen los investigadores, debido a que parece posible aprovechar el conocimiento y la experiencia de más empleados fomentando su creatividad, incluso aquellos en ocupaciones convencionales como contabilidad, venta de seguros o análisis de datos.

Zhu sugirió que los supervisores podrían desarrollar capacitaciones para cultivar habilidades de pensamiento creativo en los empleados.

Las personas también pueden practicar la reevaluación emocional cuando se enfrentan a una crisis o desafío en lugar de suprimir las emociones negativas.

“Las emociones negativas son inevitables en el lugar del trabajo”, dijo Zhu.

“La pregunta no es si queremos emociones negativas o no. La pregunta es: ¿Cómo podemos tratar mejor con ellos de una manera productiva y saludable” Parte de las implicaciones de este estudio es que podemos usar las emociones negativas en nuestra vida cotidiana como oportunidades para practicar el pensamiento flexible”.

READ  Agentes de transformación para liderar la nueva ola de innovación

Conclusión

El documento amplía nuestra comprensión de las relaciones entre las estrategias de regulación emocional, la apertura a la experiencia y la creatividad.

“Nuestros resultados indican que cuando los individuos con baja apertura reevalúan los eventos emocionales negativos, muestran una mayor creatividad en las tareas posteriores, porque la reevaluación fomenta la flexibilidad cognitiva”, reportan.

“En términos más generales, los resultados indican que los procesos de regulación emocional tienen consecuencias posteriores sobre el comportamiento, más allá de sus efectos sobre las emociones”, concluyeron los investigadores.

Contacto
Lily Zhu
WSU Carson College of Business
Phone:509-335-6843,
Email: lily.zhu@wsu.edu

Referencia (acceso abierto)
Lily Yuxuan Zhu, Christopher W. Bauman, Maia J Young. 2023. Unlocking creative potential: Reappraising emotional events facilitates creativity for conventional thinkers. Organizational Behavior and Human Decision Processes, Volume 174, 2023, 104209, ISSN 0749-5978, https://doi.org/10.1016/j.obhdp.2022.104209.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.