IA y creatividad: surge una poderosa asociación

Milthon Lujan Monja

Una de las imágenes utilizadas en la primera publicación mundial de obras de arte con IA (Inteligencia Artificial). Autor: Mark Breadon.
Una de las imágenes utilizadas en la primera publicación mundial de obras de arte con IA (Inteligencia Artificial). Autor: Mark Breadon.

La inteligencia artificial (IA) está transformando rápidamente varios aspectos de nuestras vidas y el ámbito de la creatividad no es una excepción. La aparición de potentes herramientas de IA como ChatGPT en 2022 ha despertado un gran interés entre los investigadores que exploran la intersección de la IA y la creatividad.

Los investigadores en todo el mundo están profundizando en la naturaleza de la creatividad, tanto humana como generada por máquinas, y explorando cómo valoramos el trabajo producido por ambas.

En este sentido, los investigadores de la Yale University y Harvard University de discuten la cocreación o el uso de la IA como herramienta que podría aumentar la creatividad humana.

Un espectro de creatividad

La analogía con los avances tecnológicos del pasado es particularmente reveladora. Así como la fotografía dio origen a una nueva forma de arte, la IA tiene el potencial de desbloquear nuevas vías creativas que apenas podemos empezar a imaginar. De manera similar a cómo las computadoras revolucionaron la investigación científica, la IA puede permitirnos explorar posibilidades creativas más allá de las limitaciones de la cognición humana.

Por otro lado, la literatura científica reporta que la creatividad se manifiesta de diversas formas, que van desde el ingenio cotidiano (c pequeña) que utilizamos en la vida diaria hasta las innovaciones revolucionarias (C grande) que dan forma a la historia. El marco de las Cuatro C de Kaufman y Beghetto (2009) proporciona una lente útil para comprender este espectro:

  • Mini-c: El bloque de construcción fundamental, que abarca procesos cognitivos básicos como la fluidez y la flexibilidad.
  • Little-c: Creatividad cotidiana, evidente al resolver problemas, cocinar un plato nuevo o escribir un correo electrónico creativo.
  • Pro-c: Creatividad profesional o de dominio específico, que involucra experiencia dentro de un campo en particular.
  • Big-C: Creatividad altamente original e impactante que conduce a contribuciones significativas a un campo.
READ  Sistemas de inteligencia artificial sobresalen en la imitación, pero no en la innovación

AI como socio de cocreación

La IA, definida en términos generales para incluir no sólo modelos de lenguaje avanzados como ChatGPT, sino también varios programas informáticos que ayudan con tareas que requieren inteligencia humana, puede potencialmente mejorar la creatividad.

Los investigadores se enfocan en el escenario de co-creación o el uso de la IA como herramienta de creatividad, considerando una visión amplia de la IA incluye cualquier programa informático que realice tareas que normalmente se entiende que requieren inteligencia humana.

En este sentido, los autores del estudio presentan investigaciones emergentes relevantes sobre cómo se puede utilizar la IA en un continuo de cuatro niveles de creatividad:

  • Mini-c: La IA puede personalizar las experiencias de aprendizaje, adaptándolas a las necesidades y estilos de aprendizaje individuales, fomentando un enfoque más creativo para la adquisición de conocimientos; por ejemplo, el aprendizaje hacia el dominio de la lectura y la escritura.
  • Little-c: Las herramientas de inteligencia artificial pueden ayudar con la lluvia de ideas, generar ideas diversas y proporcionar perspectivas inesperadas, encendiendo la chispa de la creatividad en la resolución de problemas cotidianos; por ejemplo, actividades de ocio, desafíos diarios en las relaciones o el trabajo.
  • Pro-c: Los profesionales pueden aprovechar la IA para tareas como análisis de datos, generación de contenido y exploración de diseño, liberando su tiempo y recursos cognitivos para centrarse en el pensamiento creativo de nivel superior y la toma de decisiones estratégicas; por ejemplo, escritos publicados, obras de arte exhibidas, contribuciones creativas significativas en el trabajo, fundación de empresas u organizaciones.
  • Big-C: Si bien la creatividad de Big-C sigue siendo exclusivamente humana, la IA aún puede desempeñar un papel de apoyo al ayudar con la investigación, el análisis de datos e incluso el desarrollo de prototipos, lo que potencialmente acelera el proceso creativo de pensadores innovadores. El estudio cita el uso de AlphaFold, la IA diseñada para predecir la estructura 3D de proteínas en función de su secuencia genética.
READ  Una siesta corta para encontrar soluciones creativas

Mirando hacia el futuro: un futuro lleno de potencial

Los investigadores citan que “la investigación sobre los sistemas de IA como herramientas para la creatividad humana está en sus inicios, aunque la investigación más amplia sobre la interacción persona-computadora y específicamente las herramientas de apoyo a la creatividad tiene una larga historia”.

De esta forma la exploración de la IA y la creatividad que se realiza en el estudio es solo el comienzo. Los autores del estudio recomiendan que las investigaciones futuras deben profundizar en las aplicaciones específicas de las herramientas de IA en diversos campos creativos. Además, las consideraciones éticas relativas a la autoría, la propiedad y los posibles sesgos en los resultados generados por la IA requerirán una exploración cuidadosa.

A medida que avanzamos, adoptar la creación conjunta entre humanos e IA promete desbloquear un potencial creativo sin precedentes, dando forma a un futuro en el que el ingenio humano y la inteligencia de las máquinas trabajen juntos para ampliar los límites de lo que es posible.

Contacto
Zorana Ivcevic
Yale Center for Emotional Intelligence, Yale University, 350 George St., New Haven, CT 06511, United States
Email: Zorana.ivcevic@yale.edu

Referencia (acceso abierto)
Ivcevic, Z., & Grandinetti, M. (2024). Artificial intelligence as a tool for creativity. Journal of Creativity, 100079.