La IA se ubica en el percentil superior del pensamiento creativo

Milthon Lujan Monja

Inteligencia artificial y creatividad. Fuente: Wikimedia
Inteligencia artificial y creatividad. Fuente: Wikimedia

Autor: Erik Guzik
Assistant Clinical Professor of Management, University of Montana

De todas las formas de intelecto humano que uno podría esperar que emule la inteligencia artificial (IA), pocas personas probablemente colocarían la creatividad en la parte superior de su lista. La creatividad es maravillosamente misteriosa y frustrantemente fugaz. Nos define como seres humanos y aparentemente desafía la fría lógica que se esconde detrás de la cortina de silicio de las máquinas.

Sin embargo, el uso de la IA para iniciativas creativas está creciendo.

Las nuevas herramientas de inteligencia artificial como DALL-E y Midjourney forman parte cada vez más de la producción creativa y algunas han comenzado a ganar premios por su producción creativa. El creciente impacto es tanto social como económico; como solo un ejemplo, el potencial de la IA para generar contenido nuevo y creativo es un punto álgido detrás de la huelga de escritores de Hollywood.

Y si nuestro reciente estudio sobre la sorprendente originalidad de la IA sirve de indicación, es probable que el surgimiento de la creatividad basada en la IA (junto con ejemplos tanto de sus promesas como de sus peligros) apenas esté comenzando.

Una mezcla de novedad y utilidad

Cuando las personas son más creativas, responden a una necesidad, objetivo o problema generando algo nuevo: un producto o solución que no existía anteriormente.

En este sentido, la creatividad es un acto de combinar recursos existentes (ideas, materiales, conocimientos) de una manera novedosa que sea útil o gratificante. Muy a menudo, el resultado del pensamiento creativo también es sorprendente y conduce a algo que el creador no previó (y tal vez no pudo) prever.

Podría tratarse de un invento, el remate inesperado de un chiste o una teoría innovadora en física. Puede ser un arreglo único de notas, tempo, sonidos y letras que da como resultado una nueva canción.

Entonces, como investigador del pensamiento creativo, inmediatamente noté algo interesante en el contenido generado por las últimas versiones de IA, incluido GPT-4.

Cuando me solicitaron tareas que requerían pensamiento creativo, la novedad y utilidad del resultado de GPT-4 me recordaron los tipos de ideas creativas presentadas por estudiantes y colegas con los que había trabajado como profesor y emprendedor.

Las ideas eran diferentes y sorprendentes, pero relevantes y útiles. Y, cuando es necesario, bastante imaginativo.

READ  Evaluación de la creatividad es afectada por diferencias culturales

Considere el siguiente mensaje ofrecido a GPT-4: “Supongamos que todos los niños se vuelven gigantes durante un día a la semana. ¿Qué pasaría?” Las ideas generadas por GPT-4 abarcaron cultura, economía, psicología, política, comunicación interpersonal, transporte, recreación y mucho más, muchas de ellas sorprendentes y únicas en términos de las novedosas conexiones generadas.

Esta combinación de novedad y utilidad es difícil de lograr, como pueden atestiguar la mayoría de los científicos, artistas, escritores, músicos, poetas, chefs, fundadores, ingenieros y académicos.

Sin embargo, la IA parecía estar haciéndolo… y haciéndolo bien.

Arte elaborado con Inteligencia Artificial. Fuente: Wendelin Jacober
Arte elaborado con Inteligencia Artificial. Fuente: Wendelin Jacober

Poniendo la IA a prueba

Con los investigadores en creatividad y emprendimiento Christian Byrge y Christian Gilde, decidí poner a prueba las habilidades creativas de la IA haciéndola pasar las Pruebas de Pensamiento Creativo de Torrance, o TTCT.

El TTCT insta al examinado a participar en los tipos de creatividad necesarios para las tareas de la vida real: hacer preguntas, cómo ser más ingenioso o eficiente, adivinar causa y efecto o mejorar un producto. Podría pedirle al examinado que sugiera formas de mejorar un juguete infantil o que imagine las consecuencias de una situación hipotética, como lo demuestra el ejemplo anterior.

Las pruebas no están diseñadas para medir la creatividad histórica, que es lo que algunos investigadores utilizan para describir la brillantez transformadora de figuras como Mozart y Einstein. Más bien, evalúa las habilidades creativas generales de los individuos, a menudo denominadas creatividad psicológica o personal.

Además de ejecutar el TTCT a través de GPT-4 ocho veces, también administramos la prueba a 24 de nuestros estudiantes universitarios.

Todos los resultados fueron evaluados por revisores capacitados de Scholastic Testing Service, una empresa de pruebas privada que proporciona calificaciones para el TTCT. No sabían de antemano que algunas de las pruebas que calificarían habían sido completadas por IA.

Dado que Scholastic Testing Service es una empresa privada, no comparte sus indicaciones con el público. Esto aseguró que GPT-4 no hubiera podido buscar en Internet mensajes anteriores y sus respuestas. Además, la empresa cuenta con una base de datos de miles de pruebas realizadas por estudiantes universitarios y adultos, lo que proporciona un gran grupo de control adicional con el que comparar las puntuaciones de la IA.

¿Nuestros resultados?

GPT-4 obtuvo una puntuación entre el 1% superior de los examinados por la originalidad de sus ideas. Según nuestra investigación, creemos que esto marca uno de los primeros ejemplos de IA que alcanza o supera la capacidad humana de pensamiento original.

READ  IA puede producir arte premiado, pero no puede competir con la creatividad humana

En resumen, creemos que los modelos de IA como GPT-4 son capaces de producir ideas que la gente considera inesperadas, novedosas y únicas. Otros investigadores están llegando a conclusiones similares en sus investigaciones sobre la IA y la creatividad.

Sí, la creatividad se puede evaluar

La capacidad creativa emergente de la IA sorprende por varias razones.

Para algunos, muchos fuera de la comunidad de investigación continúan creyendo que la creatividad no se puede definir, y mucho menos calificar. Sin embargo, los productos de la novedad y el ingenio humano han sido apreciados –y comprados y vendidos– durante miles de años. Y el trabajo creativo ha sido definido y valorado en campos como la psicología desde al menos la década de 1950.

El modelo de creatividad persona, producto, proceso y prensa, que el investigador Mel Rhodes introdujo en 1961, fue un intento de categorizar las innumerables formas en que se había entendido y evaluado la creatividad hasta ese momento. Desde entonces, la comprensión de la creatividad no ha hecho más que crecer.

Otros más se sorprenden de que el término “creatividad” pueda aplicarse a entidades no humanas como las computadoras. En este punto, tendemos a estar de acuerdo con la científica cognitiva Margaret Boden, quien ha argumentado que la cuestión de si el término creatividad debería aplicarse a la IA es una cuestión más filosófica que científica.

Los fundadores de la IA previeron sus capacidades creativas

Vale la pena señalar que en nuestra investigación solo estudiamos el resultado de la IA. No estudiamos su proceso creativo, que probablemente sea muy diferente de los procesos de pensamiento humano, ni del entorno en el que se generaron las ideas. Y si hubiéramos definido la creatividad como algo que requiere una persona humana, entonces habríamos tenido que concluir, por definición, que la IA no puede ser creativa.

Pero independientemente del debate sobre las definiciones de creatividad y proceso creativo, los productos generados por las últimas versiones de IA son novedosos y útiles. Creemos que esto satisface la definición de creatividad que ahora domina en los campos de la psicología y la ciencia.

Además, las capacidades creativas de las versiones actuales de la IA no son del todo inesperadas.

En su ahora famosa propuesta para el Proyecto de Investigación de Verano de Dartmouth sobre Inteligencia Artificial de 1956, los fundadores de la IA destacaron su deseo de simular “todos los aspectos del aprendizaje o cualquier otra característica de la inteligencia”, incluida la creatividad.

READ  Modelo neurobiológico para entender mejor los procesos creativos

En esta misma propuesta, el informático Nathaniel Rochester reveló su motivación: “¿Cómo puedo hacer una máquina que muestre originalidad en la solución de problemas?”

Al parecer, los fundadores de la IA creían que la creatividad, incluida la originalidad de las ideas, estaba entre las formas específicas de inteligencia humana que las máquinas podían emular.

Para mí, las sorprendentes puntuaciones de creatividad del GPT-4 y otros modelos de IA resaltan una preocupación más apremiante: en las escuelas de Estados Unidos, hasta la fecha se han implementado muy pocos programas y planes de estudio oficiales que se dirijan específicamente a la creatividad humana y cultiven su desarrollo.

En este sentido, las capacidades creativas que ahora logra la IA pueden proporcionar un “momento Sputnik” para los educadores y otras personas interesadas en promover las capacidades creativas humanas, incluidos aquellos que ven la creatividad como una condición esencial del crecimiento individual, social y económico.

Referencia (acceso abierto)

Erik E. Guzik, Christian Byrge, Christian Gilde. 2023. The originality of machines: AI takes the Torrance Test, Journal of Creativity, Volume 33, Issue 3, 2023, 100065, ISSN 2713-3745, https://doi.org/10.1016/j.yjoc.2023.100065.

Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original “AI scores in the top percentile of creative thinking” (en inglés).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.