¿Qué es la innovación?

Milthon Lujan Monja

Updated on:

Árboles de energía, ejemplo de innovación
Árboles de Energía en Singapur, un ejemplo de innovación. Crédito: © Jérémy Lanfranchi

Te aseguro que en los últimos años vienes escuchando con mayor frecuencia la palabra “innovación”, ya sea en la publicidad de productos o servicios; en cursos, seminarios o talleres, o quizás de un amigo o colega. Podemos decir que “innovar” está de moda. Sin embargo, ¿Qué es la innovación? En este artículo queremos responder a esa pregunta de una forma sencilla y práctica.

Hoy la palabra innovación se encuentra en todo lugar, y todos queremos ser, o parecer, innovadores; esto a conducido a que la visión, misión y objetivos de muchas organizaciones académicas, empresariales y del tercer sector, incluyan el término innovación. Incluso los políticos regularmente la mencionan en sus discursos (aunque quizás no saben lo que significa).

La innovación se ha convertido en el alma de los negocios modernos, impulsando a las industrias y revolucionando la forma en que vivimos y trabajamos.

De esta forma, las empresas u organizaciones que quieren liderar sus sectores vienen creando departamentos o sistemas de gestión que fomenten la innovación; de igual forma, los centros para promover y generar productos o servicios innovadores vienen proliferando en las universidades.

Los estudios científicos reportan que la capacidad de innovar, conceptualizada como un proceso o como un resultado, afecta el desempeño de las empresas; y las pequeñas empresas pueden utilizar muchas formas diferentes de capacidades para innovar (Saunila, 2020); y por otro lado, innovar es la única forma de que los países aseguren un crecimiento sostenible de la productividad a largo plazo (Bloom et al., 2019), pero sobretodo garanticen una ventaja competitiva.

Vivimos en un mundo muy competitivo, de esta forma, la capacidad de crear valor económico mediante la introducción de nuevos productos o servicios al mercado, el rediseño de los procesos de producción, o la reconfiguración de las prácticas organizacionales es crítica para las ventajas competitivas de las organizaciones, industrias o los países.

“Santo Grial” del desarrollo

La innovación se ha convertido en el “Santo Grial” del crecimiento económico y las agendas de sostenibilidad en todo el mundo, y muchos países vienen elaborando políticas, planes e incluso implementando programas y proyectos para promover el surgimiento de innovaciones que contribuyan con la competitividad y desarrollo de cada país.

Sin duda, las experiencias de países como Corea del Sur, Israel y Singapur, entre otros, nos enseñan que el camino de la investigación e innovación son importantes en la búsqueda de bienestar para la población, pero sobre todo para el desarrollo económico y prosperidad de las sociedades.

Pero la capacidad de innovar no se sustenta solo en “chispas” de creación, sino en ecosistemas que lo promuevan, que permitan contar con fondos, capital humano e infraestructura; de esta forma las políticas ser convierten en los principales impulsores para fomentar la innovación en una ciudad, región o país.

¿Qué significa innovar?

Con seguridad en tus actividades diarias u búsquedas de información te has topado con términos como invención, creatividad y ciencia, que muchas veces son usados como si fueran sinónimos de la innovación.

De una forma práctica podríamos indicar que la invención es la primera ocurrencia de una idea para un nuevo producto o proceso, mientras que la innovación es el primer ensayo de llevarlo a la práctica y de crear valor ¿Te quedó claro? No te preocupes, más adelante discutiremos con más detalles.

La innovación puede verse como el arte de crear algo nuevo o mejorar productos, procesos o servicios existentes. Va más allá de simplemente generar ideas; se trata de convertir esas ideas en realidad. La innovación consiste en romper fronteras, desafiar el statu quo y aceptar el cambio. Requiere pensar diferente y encontrar soluciones creativas a los problemas.

Si queremos hablar de innovación desde el punto de vista de la teoría, tenemos que remitirnos a las teorías de Schumpeter (1934), quien estudió la búsqueda de las empresas, por nuevas oportunidades y ventajas competitivas sobre cómo sus competidores actuales o potenciales son la mayor influencia para innovar.

Destrucción creativa

Schumpeter también introdujo el concepto de “destrucción creativa” para describir la disrupción de las actividades económicas existentes por las innovaciones, para crear nuevas formas de producir bienes o servicios, o nuevas industrias. En otras palabras, sentó las bases fomentar los procesos innovadores en empresas, pero también en organizaciones.

Cómo habrás podido apreciar, innovar no es un concepto nuevo, ya tiene algunos años; sin embargo, la definición más aceptada (debido a que se utiliza para establecer indicadores que permitan comparar el desarrollo de los sistemas de innovación en los países) y difundida es la siguiente:

“Una innovación es un nuevo o mejorado producto o proceso (o la combinación de ambos) que difiere significativamente de productos o procesos previos y que está a disposición de usuarios potenciales (producto) o ha sido puesto en uso por la unidad (proceso)” según el Manual de Oslo publicado por OECD/Eurostat (2019).

Por su parte, Cirera y Maloney (2017) destacan que la innovación también puede ser definida como la capacidad de usar conocimiento para desarrollar y aplicar nuevas ideas que resulten en cambios en la producción y la estructura organizacional de la empresa.

Otra definición de innovar es la implementación de un producto, servicio o proceso nuevo o significativamente mejorado que crea valor para un negocio, gobierno o sociedad. Un error común es creer que la innovación debe ser completamente nuevo y radical, la innovación incremental casi no cuenta (Kahn, 2018).

La aplicación amplia del concepto de innovación es el hecho de que las organizaciones acumulan conocimiento para aplicar estas nuevas ideas de formas diferentes. Kahn (2018) describe que innovar es tres cosas diferentes: es un proceso, es un resultado y es una forma de pensar.

Esto no incluye sólo actividades de Investigación y desarrollo (I&D), sino otros conocimientos acumulados de las actividades, frecuentemente informal o a través de la colaboración con otras empresas, aprendizajes a través de los clientes, o por la participación en las cadenas de valor globales o mercados internacionales.

Importancia de la innovación

Como lo explique al inicio de este artículo, innovar es importante para que las organizaciones y empresas puedan adaptarse a un entorno cambiante.

La innovación es crucial para que las empresas prosperen en el panorama competitivo actual. No se trata solo de crear nuevos productos o servicios, sino también de encontrar mejores formas de hacer las cosas. La innovación permite a las empresas diferenciarse de sus competidores y crear una propuesta de valor única. Les ayuda a mantenerse relevantes y adaptarse a las necesidades cambiantes de los clientes y las tendencias del mercado.

En sus investigaciones Muhamad et al., (2023) encontraron que el comportamiento de trabajo innovador y el compromiso organizacional pueden crear un desempeño comercial exitoso, como mayores ventas, ganancias, satisfacción, participación de mercado, alta productividad, lealtad de los empleados y baja rotación de empleados.

La innovación también juega un papel vital en el impulso del crecimiento económico. Conduce a la creación de nuevos puestos de trabajo, atrae inversiones y estimula los avances tecnológicos. En la economía global actual, los países y regiones que dan prioridad a la innovación tienen más probabilidades de éxito y prosperidad.

En este sentido, Ramadani y Gerguri (2010) destacan que la importancia y la definición de innovaciones puede ser explicada desde varios puntos de vista:

a) Desde la perspectiva de los clientes, la innovación conduce a productos con mejor calidad y mejor servicio, lo que conduce a una mejora calidad de vida.

READ  Inteligencia Artificial no tiene la capacidad de innovar

b) Desde la perspectiva de los negocios, la innovación conduce al crecimiento y desarrollo sostenible y la obtención de mayores ganancias.

c) Para los empleados, la innovación conduce a nuevos y más interesantes empleos, que requiere de mayores capacidades y preparación, lo que resulta en salarios más elevados.

d) Desde la perspectiva de toda la economía, la innovación representa una mayor productividad y prosperidad para todos.

A estas alturas, te habrás dado cuenta que innovar es importante para mejorar los estándares de vida y puede afectar a individuos, instituciones, sectores económicos y países de diferentes formas. Asimismo, la innovación puede hacer la diferencia para ayudar a resolver desafíos urgentes como el acceso a agua potable, erradicar enfermedades o reducir el hambre (OECD, 2012).

¿Qué entendemos por Innovación, creatividad, invención y ciencia?

En este camino de implementar los procesos de innovación te vas a topar con términos como creatividad, invención y ciencia, que están relacionados con innovar, y que forma errónea se usan como sinónimos. En la tabla 01 te presentamos de una forma práctica las diferencias que existen entre los términos.

Tabla 01. Diferencias entre Innovación, creatividad, invención y ciencia

Innovación versus invenciónInnovación versus creatividadInnovación versus ciencia
Invención es la creación de un nuevo concepto.
Innovación es reducir este concepto a la práctica, y convertirlo en un éxito comercial
La creatividad es generar ideas.
La innovación es dar vida a las ideas.
Ciencia es la conversión de dinero en conocimiento.
Innovación es la conversión del conocimiento en dinero.
Fuente: Feldman (2004).

Como habrás podido concluir, innovar es más que una idea nueva o una invención, requiere de implementación; en otras palabras, invenciones y patentes existen en todos lados; no obstante, si estas no son adoptadas y usadas por los usuarios, o si no generan valor para quienes la utilicen, sencillamente quedarán como buenas ideas.

Los impactos económicos y sociales de las invenciones e ideas dependen de la difusión y asimilación de las innovaciones relacionadas. Si esto no aclaró tus dudas, debes dar una mirada al siguiente video, donde Isabel Maiz Elizondo del Centro Virtual de Aprendizaje del Tecnológico de Monterrey, lo explica con mayor detalle:

Isabel Maiz Elizondo del Centro Virtual de Aprendizaje del Tecnológico de Monterrey

Dimensiones de la innovación

Bueno te comentaré un poco de las dimensiones de innovar. Al respecto, la OECD/Eurostat (2019) destacan que las teorías de la innovación puntualizan cuatro dimensiones que pueden ser medidas: conocimiento, novedad, implementación y creación de valor.

a) Conocimiento

Las innovaciones derivan de actividades basadas en el conocimiento que incluyen la aplicación práctica de información y conocimiento existente o recientemente desarrollada. La información, por su parte, consiste de datos organizados y puede ser reproducida y transferida entre las organizaciones a bajo costo. Finalmente, el conocimiento se refiere a la capacidad de entender la información y la habilidad de usar la información para diferentes propósitos.

b) Novedad con respecto a usos potenciales

El conocimiento puede ser usado para desarrollar nuevas ideas, modelos, métodos o prototipos que pueden formar la base de innovaciones. La novedad de una innovación está relacionada con sus usos potenciales.

c) Implementación y uso actual

Para que una nueva idea, método o prototipo pueda ser considerada una innovación, esta necesita ser implementada. La implementación requiere que las organizaciones realicen esfuerzos sistemáticos para asegurar que la innovación es accesible a los usuarios potenciales.

d) Creación de valor

Visto como una actividad económica, la innovación requiere de recursos que pueden ser usados para otros propósitos. La existencia de costos de oportunidad implica la probable intención de perseguir alguna forma de creación de valor (o preservación de valor) por parte de los actores responsables de una actividad de innovación.

Por lo tanto, el valor es un objetivo implícito de la innovación, pero no puede se puede garantizar ex ante debido a que los resultados de la innovación son inciertos y heterogéneos.

¿Por qué innovan las organizaciones?

Las organizaciones, y en particular las empresas, innovan debido a cambios en actitudes y preferencias de los usuarios o clientes, globalización de los mercados, nuevas tecnologías, cambios en el entorno (por ejemplo nuevas leyes), respuesta de los competidores, etc. De esta forma, las organizaciones enfrentan los nuevos desafíos mediante la adopción de nuevos enfoques.

La OECD (2012) indica que innovar es importante en todas las etapas de desarrollo, los diferentes tipos de innovación juegan roles diferentes en varias etapas. En las etapas iniciales, la innovación incremental frecuentemente es asociada con la adopción de tecnología externa, y la innovación social puede mejorar la efectividad de los negocios y servicios públicos.

Tipos de innovación

Existen muchas clasificaciones para definir los tipos de innovación en donde se incluyen la innovación frugal o jugaad y la innovación social. En la tabla 2 te presentamos los dos tipos más conocidos, pero no te preocupes, en otros artículos iremos presentando otras clasificaciones y profundizaremos en las mismas.

De los dos tipos de innovaciones presentadas, la más buscada por los innovadores y empresas es la “radical”, debido a que genera cambios importantes en los mercados y sectores; no obstante, las innovaciones incrementales también son importantes, a veces es preferible mejorar un “1%” que en el acumulado de un año o dos pueden proveer a las organizaciones con algunas ventajas competitivas.

Tabla 2. Tipos de Innovaciones.

IncrementalRadical
Explota la tecnología existente
Baja incertidumbre
Focalizado en los costos o características mejoradas de procesos, productos o servicios existentes
Mejora la competitividad dentro de los mercados o industrias actuales
Explora nueva tecnología
Alta incertidumbre
Focalizado en los productos, procesos o servicios con características sin precedentes
Crea cambios dramáticos que transforman los mercados o industrias existentes, o crean uno nuevo

Innovar como resultado

Por otro lado, si consideramos a la innovación como un resultado, Kahn (2018) destaca que la innovación como un resultado incluye:

a) productos: desarrollo o mejora de un producto específico. Se reconocen siete tipos de innovaciones: reducciones de costos, mejoras en el producto, nuevas características/opciones, nuevos mercados, nuevos usos, nuevas categorías, nuevos productos.

b) servicios: ofrecer nuevos o mejorar los servicios existentes.

c) proceso: encontrar nuevas formas de organizar y combinar los insumos en el proceso de producción de productos o servicios específicos. Los sistemas de producción, sistemas de entrega de servicios y procesos organizaciones son áreas fértiles para los procesos de innovación.

d) organización: crear nuevas formas de organizar los recursos de una empresa. Los cambios pueden ocurrir en la estructura, nuevas formas de gestión y en los ambientes de trabajo.

e) comercialización: el objetivo es vincular a los vendedores y los consumidores en nuevos y diferentes niveles, y puede incluir nuevos tipos de esfuerzos de promoción.

f) modelo de negocio: es el resultado de cambios en la industria. Tres principales tipos de innovación en modelos de negocios incluyen el modelo de innovación de la industria, innovación en el modelo de ingresos e innovación en el modelo de la empresa.

g) cadena de suministros: un cambio dentro de la cadena de suministros, tecnología de la cadena de suministro o procesos de la cadena de suministros que pueden tomar lugar en una empresa, en una industria o en una cadena de suministros con la finalidad de crear valor para todos los involucrados.

Fuentes de innovación

A estas alturas, quizás estás aburrido de tanta teoría y debes estar interesado en conocer cómo empezar a innovar. Seguro te estas preguntando ¿Cómo puedo empezar a innovar?

Te comento que un estudio de IBM sobre potenciales fuentes de innovación, en base a encuestas realizadas a presidentes de grandes empresas y corporaciones, concluyó que el 76% de nuevas ideas provienen de la colaboración de socios comerciales y clientes; mientras que el 14% vienen de los departamentos internos de investigación y desarrollo ¿Sorprendido?

La principal fuente para innovar provienen de los socios comerciales y clientes; en este sentido, tienes que empezar a conocer a tus clientes ¿Qué piensan? ¿En qué creen? ¿Sus hábitos? entre otras cosas; pero el asunto no acaba ahí, también debes conocer las tendencias que existen en el sector en el cual te encuentras o de cambios en la normas legales vigentes. Estos aspectos, entre otros, pueden ser origen de innovaciones.

READ  Cómo los institutos y universidades pueden equivocarse en la innovación (y cómo pueden hacerlo bien)

Por otro lado, von Hippel (2005) destaca que innovar viene siendo democratizada debido a que los usuarios (consumidores o empresas) de productos y servicios son capaces de innovar por sí mismos; y que los procesos de innovación centrados en el usuario ofrecen grandes ventajas sobre la innovación centrada en los fabricantes. Esta es una tendencia interesante debido a que existen muchos ejemplos en donde las innovaciones surgieron de los usuarios.

Finalmente, una investigación realizada por Wright (2011) revela otras fuentes de innovación que debes tener en consideración cuando quieres innovar:

a) Monitorea el mercado con cuidado. Cambios inesperados en la estructura del mercado o la industria pueden proveer potenciales oportunidades para innovar. Cambios en la demografía, en lo social, los valores, normas y estilos, podrían requerir soluciones innovadoras para las necesidades emergentes.

b) Los clientes actuales son frecuentemente una valiosa fuente. Los clientes pueden proveer datos valiosos de necesidades insatisfechas, opiniones sobre los productos/servicios actuales, lo que te permitirá generar nuevas soluciones para problemas existentes.

c) Los proveedores también proveen valiosos aportes. El desarrollo de alianzas con los proveedores clave facilitaran discusiones abiertas para identificar las necesidades emergentes de los negocios y las posibles soluciones innovadoras que permitan una mejor integración de ambos negocios.

d) Aprender de la experiencia. Las experiencias del equipo de la empresa o gestión puede ser una fuente valiosa para innovar. Los éxitos o fracasos inesperados pueden proveer nueva y potencialmente importante información.

En la tabla 03 te presentamos una serie de elementos del proceso de innovar con sus respectivas orientaciones y preguntas estratégicas que pueden ayudarte a iniciar tus propios proceso innovadoras; no obstante, en artículos adicionales profundizaremos en estas orientaciones y brindaremos información sobre algunas herramientas que podrán ayudarte en esos procesos.

Tabla 03. Conociendo la innovación.

ElementoOrientación estratégicaPregunta EstratégicaConsideraciones
Innovación es un resultadoProducto o servicio¿Qué quieres que suceda?Producto
Proceso
Comercialización
Modelo de negocio
Cadena de suministro
Organizacional
Innovación es un procesoformas y medios¿Cómo hacer que suceda?Proceso de innovación
Proceso de desarrollo de producto
Mentalidad innovadoraEstado¿Qué debe inculcarse y arraigar para prepararse para el qué y el cómo?Mentalidad individual
Cultura de la organización
Fuente: Kahn (2018)

Principios y estrategias del innovador

Peter Drucker (1993) listo varios principios que deben ser respetados por los innovadores:

a) Innovar empieza con el análisis de oportunidades. Estos son eventos inesperados, desacuerdos en el proceso, requerimientos de los procesos (la necesidad por un nuevo proceso), e inesperados cambios en la estructura de la industria o del mercado, cambios en la demografía, cambios en la percepción, importancia y nuevo conocimiento.

b) Innovar es una actividad conceptual y de percepción. El segundo imperativo de la innovación es salir y ver, preguntar y escuchar. Los innovadores exitosos trabajan analíticamente sobre la cuestión de cuál debería ser la innovación para satisfacer una oportunidad.

c) La innovación, para ser exitosa, debe ser simple y focalizada. Si la innovación no es simple, no será exitosa. Todas las innovaciones exitosas son sorprendentemente simples.

d) La innovación debería empezar “pequeña”. La innovación no debe ser grandiosa, debe ser algo específico y concreto.

e) Una innovación exitosa apunta hacia el liderazgo. Si una innovación desde el inicio no apunta al liderazgo, es muy probable que no sea lo suficientemente “innovador”.

f) Las innovaciones no deberían ser muy “inteligentes”. Las innovaciones deben ser lideradas por personas sencillas.

g) No se deben hacer muchas cosas a la vez. El proceso de innovar requiere concentrar la energía y los esfuerzos.

h) No innove para el futuro, sino para el presente. Una innovación puede tener un impacto en el largo plazo, pero exige un tiempo más largo para alcanzar su madurez. La innovación debe ser una solución para los problemas en el presente.

Proceso de innovación

La innovación no es un proceso aleatorio o fortuito; requiere un enfoque estructurado. En este sentido, la gestión de los procesos de innovar en las organizaciones suelen ser una tarea desafiante para los gerentes o administradores, que requiere del desarrollo de algunas competencias. No obstante, también es importante reconocer que existen muchas causas para el fracaso de los procesos de innovar y, debes entender que la innovación no es un proceso lineal.

Lendel et al. (2015) define “el proceso de innovación es una secuencia de actividades con el objetivo de la creación e implementación de la innovación. Esto incluye actividades relacionadas a la generación de ideas innovadoras, su evaluación, creación de la innovación y asegurar su diseminación entre los clientes”.

En este marco el proceso de innovación normalmente consta de varias etapas:

  1. Generación de ideas: Esta es la etapa donde las ideas son generadas. Se puede hacer a través de sesiones de intercambio de ideas, estudios de mercado, comentarios de los clientes o aprovechando la creatividad de los empleados.
  2. Evaluación de ideas: Una vez que se generan las ideas, deben evaluarse para determinar su viabilidad y su impacto potencial. Esto implica evaluar factores como la demanda del mercado, la viabilidad técnica y la viabilidad financiera.
  3. Desarrollo de ideas: Aquí es donde las ideas se convierten en prototipos o modelos de trabajo. Implica refinar el concepto, realizar más investigaciones y probar la idea en escenarios del mundo real.
  4. Implementación de la idea: esta es la etapa en la que la idea se lleva al mercado o se implementa dentro de la organización. Implica desarrollar un plan detallado, asegurar los recursos necesarios y ejecutar la idea.
  5. Monitoreo y mejora de la idea: Después de la implementación, es importante monitorear el desempeño de la idea y hacer las mejoras necesarias. Esto implica recopilar comentarios, analizar datos e iterar sobre la idea para optimizar su impacto.

Cultura de innovación

¿Cómo promovemos una cultura de innovación en las organizaciones?

Patmawati et al., (2023) investigaron los efectos beneficiosos a corto y largo plazo de la adopción de la gestión de la mejora de la calidad en el rendimiento de la innovación de productos, y concluyen que maximizar los retornos de la innovación y mejorar la calidad requiere considerar las propiedades blandas y duras individuales de gestión de la mejora de la calidad y el momento y la secuencia de su aplicación.

De esta forma es importante destacar que para fomentar la cultura de innovación esta debe sustentarse en estrategias previas de desarrollo de habilidades blandas como la gestión de la calidad, el liderazgo, etc.

Por su parte, Ungureanu et al (2016), describen que “la cultura de innovar representa la suma de todas las prácticas y los resultados previos al proceso de innovación realizados por la organización con la finalidad de alcanzar sus objetivos de innovación”.

La cultura de innovar implica la existencia de una mentalidad (innovadora) tal que cada persona de la organización debe comprender el rol y el objetivo de la innovación. La cultura que favorece el proceso de innovar debe ser promovida mediante el impulso de nuevas ideas, comunicación, colaboración, ser consciente de los conflictos, tolerancia en caso de falla, etc.

Para fomentar la innovación, las empresas deben crear una cultura que la fomente y la apoye. Aquí hay algunas estrategias para crear una cultura de innovación:

  1. Fomenta la comunicación abierta: fomenta un entorno en el que los empleados se sientan cómodos compartiendo sus ideas y opiniones. Fomentar el diálogo abierto y proporcionar plataformas para la colaboración y el intercambio de conocimientos.
  2. Empodera a los empleados: Ofrece a los empleados la autonomía y la libertad para explorar nuevas ideas y asumir riesgos. Fomentar la experimentación y proporcionar recursos y apoyo a los proyectos de innovación.
  3. Premia y reconoce la innovación: Celebre y recompense a los empleados por sus ideas y contribuciones innovadoras. Esto se puede hacer a través de programas de reconocimiento, bonificaciones u oportunidades de promoción.
  4. Proporciona capacitación y desarrollo: invierta en programas de capacitación y desarrollo que fomenten la creatividad, la resolución de problemas y las habilidades de pensamiento crítico. Proporcione a los empleados las herramientas y el conocimiento que necesitan para innovar.
  5. Predica con el ejemplo: los líderes desempeñan un papel fundamental en el fomento de una cultura de innovación. Deben liderar con el ejemplo, demostrar la voluntad de aceptar el cambio y fomentar la innovación en todos los niveles de la organización.
READ  Aplicación y software para acelerar el diagnóstico en el cáncer de piel

Mentalidad innovadora

¿Nacemos innovadores o aprendemos a ser innovadores? Para nuestra suerte, los investigadores concluyen que podemos aprender a ser innovadores. Esto implica que debemos desarrollar una mentalidad innovadora. Aunque el pensamiento innovador puede ser innato en algunos casos, también puede ser desarrollado y fortalecido a través de la práctica.

Entonces, si los investigadores dicen que podemos desarrollar una mentalidad innovadora, ¿Cuál es el camino a seguir? Sin duda un punto de partida es la creatividad, de esta forma debemos fortalecer esta características en las personas que forman parte de una organización.

La mentalidad innovadora impulsa la internalización de innovar por los miembros de una organización, y es una tarea que debe ser fomentada y fortalecida por los líderes de las organizaciones.

Las cinco habilidades para impulsar nuevas formas de pensar, estimular y apoyar el proceso innovador y que pueden ser aprendidas, según Dyer, Gregerson y Christensen (2009), son:

  1. Asociar es establecer conexiones entre preguntas, problemas o ideas de campos no relacionados. Mientras más diversas son nuestras experiencias y conocimientos, nuestro cerebro podrá hacer más conexiones;
  2. Cuestionar es plantear preguntas que desafían la sabiduría común. “El trabajo importante y difícil no es encontrar las respuestas correctas, es encontrar la pregunta correcta” dijo Peter Drucker,
  3. Observar es escudriñar el comportamiento de los clientes, proveedores y competidores para identificar nuevas formas de hacer las cosas;
  4. Experimentar es construir experiencias interactivas y provocar respuestas poco ortodoxas para ver qué ideas surgen. Normalmente se piensa que la ejecución de experimentos esta supeditada a los científicos; sin embargo, los innovadores continuamente están probando nuevas ideas mediante la creación de prototipos y lanzamientos pilotos. “El mundo es su laboratorio”.
  5. Networking (trabajar en red) es conocer gente con ideas y perspectivas diferentes.

Asimismo, a estas habilidades podemos sumar el uso de metodologías y herramientas, como por ejemplo “Design thinking” (pensamiento de diseño), un enfoque de innovación centrado en las personas, para promover e impulsar los procesos.

¿Cómo superar las barreras a la innovación?

Si bien la innovación es crucial para el éxito, a menudo existen barreras que pueden obstaculizar el proceso. Algunas barreras comunes a la innovación incluyen:

  1. Resistencia al cambio: Las personas son naturalmente resistentes al cambio y esto puede obstaculizar los esfuerzos de innovación. Superar la resistencia requiere estrategias efectivas de gestión del cambio y una comunicación clara.
  2. Falta de recursos: La innovación requiere recursos, tanto financieros como humanos. La falta de recursos puede limitar los esfuerzos de innovación. Es importante asignar los recursos estratégicamente y buscar alianzas externas si es necesario.
  3. Aversión al riesgo: el miedo al fracaso oa correr riesgos puede sofocar la innovación. Fomentar una cultura de experimentación y aprender del fracaso puede ayudar a superar la aversión al riesgo.
  4. Islas y falta de colaboración: la innovación a menudo requiere la colaboración entre diferentes equipos o departamentos. Romper el aislamiento y fomentar la colaboración multifuncional es esencial para una innovación exitosa.

Conclusión

Si has llegado hasta acá quiere decir que este artículo fue de tu agrado. Ahora vamos a concluir con algunos elementos claves para innovar: novedad y creación de valor para el usuario.

La innovación es la clave para mantenerse competitivo y prosperar en el mundo acelerado de hoy. Se trata de pensar de manera diferente, desafiar el status quo y encontrar soluciones creativas a problemas complejos; debido a que la innovación impulsa el crecimiento, aumenta la productividad y fomenta una cultura de mejora continua. Al adoptar la innovación, las empresas pueden mantenerse a la vanguardia, satisfacer las necesidades cambiantes de los clientes y crear un futuro sostenible. Por lo tanto, liberemos el poder de la innovación y aprovechemos las oportunidades que brinda.

Debemos destacar que existen diferentes tipos de innovación; además es importante conocer los principios que debe seguir el innovador y las fuentes, o el origen de las ideas, para iniciar procesos de innovación, así cómo generar una cultura de cambio y enfocada en la generación de valor para los usuarios, basada en una mentalidad innovadora por parte de los miembros de cada organización.

La capacidad de innovar se ha convertido en una capacidad imprescindible para los trabajadores actuales, y lo continuará siendo en el futuro; de esta forma, si eres un profesional debes fortalecer tus competencias para mantenerte competitivo, y si eres docente tienes la obligación de formentar el espíritu creativo e innovador entre tus estudiantes.

En el ámbito internacional existen diferentes países que han implementado políticas públicas que promueven la innovación como parte de la estrategia para garantizar la competitividad y el desarrollo económico entre sus empresas y sociedades; en este sentido, debemos seguir el camino trazado adaptando las herramientas a nuestra propia realidad.

En conclusión, la innovación no es solo una palabra de moda; es la fuerza impulsora detrás del éxito de las empresas y las industrias. Al adoptar una cultura de innovación, las organizaciones pueden mantenerse por delante de la competencia, satisfacer las necesidades cambiantes de los clientes y crear un futuro sostenible. Por lo tanto, liberemos el poder de la innovación y aprovechemos las oportunidades que brinda.

Finalmente, si queremos promover los procesos de innovar en las empresas, el estudio de Bloom et al (2019) destaca que en el corto plazo políticas públicas de créditos fiscales para la investigación y desarrollo, y el financiamiento público directo parecen ser los más efectivos; mientras que incrementar la oferta del capital humano (número de profesionales en las áreas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) es más efectivo a largo plazo.

Referencias

Bloom, Nicholas, John Van Reenen, and Heidi Williams. 2019. “A Toolkit of Policies to Promote Innovation.” Journal of Economic Perspectives, 33 (3): 163-84.
DOI: 10.1257/jep.33.3.163

Cirera X. and W. Maloney. 2017. The Innovation Paradox. Developing-Country Capabilities and the Unrealized Promise of Technological Catch-Up. International Bank for Reconstruction and Development / The World Bank. 217 p.

Dyer J., Hal Gregersen and Clayton M. Christensen. 2009. The Innovator’s DNA. Harvard Business Review.

Drucker FP. 1993. Innovation and Entrepreneurship. Harper & Row Publishers Inc.: New York, NY.

Feldman M. 2004. The Significance of Innovation. Rotman School of Management, University of Toronto: Toronto.

Kahn K. 2018. Understanding innovation. Business Horizons. Volume 61, Issue 3, May–June 2018, Pages 453-460.

Lendel V., S. Hittmár, E. Siantová. 2015. Management of Innovation Processes in Company. Procedia Economics and Finance 23 ( 2015 ) 861 – 866.

Muhamad, L. F., Bakti, R., Febriyantoro, M. T., Kraugusteeliana, K., & Ausat, A. M. A. (2023). DO INNOVATIVE WORK BEHAVIOR AND ORGANIZATIONAL COMMITMENT CREATE BUSINESS PERFORMANCE: A LITERATURE REVIEW. Community Development Journal: Jurnal Pengabdian Masyarakat, 4(1), 713-717.

OECD. (2012). Innovation for Development: A DISCUSSION OF THE ISSUES AND AN OVERVIEW OF WORK OF THE OECD DIRECTORATE FOR SCIENCE, TECHNOLOGY AND INDUSTRY. 33 p.

OECD/Eurostat (2019), Oslo Manual 2018: Guidelines for Collecting, Reporting and Using Data on Innovation, 4th Edition, The Measurement of Scientific, Technological and Innovation Activities, OECD Publishing, Paris/Eurostat, Luxembourg,

Patmawati, S., Dewi, V. M., & Asbari, M. (2023). THE Effect of Short-Term and Long-Term Learning in Quality Management and Innovation. Journal of Information Systems and Management (JISMA), 2(1), 21-26.

Ramadani, Veland & Gerguri, Shqipe. (2010). Innovation: Principles and Strategies. University Library of Munich, Germany, MPRA Paper.

Saunila Minna. 2020. Innovation capability in SMEs: A systematic review of the literature. Journal of Innovation & Knowledge, Volume 5, Issue 4, 2020, Pages 260-265,
ISSN 2444-569X, https://doi.org/10.1016/j.jik.2019.11.002.

Ungureanu M., N. Pop, N. Ungureanu. 2016. Innovation and Technology Transfer for Business Development. Procedia Engineering 149 ( 2016 ) 495 – 500.

Von Hippel E. 2005. Democratizing Innovation. The MIT Press. London, England. 217 p.

Wright, P, 2011. Sources of Innovation: Where to Look.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.