FabLabs para revolucionar las diferentes industrias

Milthon Lujan Monja

Reunión organizada por Communautique y que reúne a varios stakeholders de fablabs y otros laboratorios de fabricación digital. Fuente: Lëa-Kim Châteauneuf
Reunión organizada por Communautique y que reúne a varios stakeholders de fablabs y otros laboratorios de fabricación digital. Fuente: Lëa-Kim Châteauneuf

La innovación y la creatividad están a la vanguardia del progreso humano, y el surgimiento de Fablabs está revolucionando la forma en que abordamos ambos.

FabLabs, abreviatura de laboratorios de fabricación digital, son espacios impulsados por la comunidad, y están equipados con herramientas y tecnologías de última generación que permiten a las personas dar vida a sus ideas.

Estos centros colaborativos se están convirtiendo en semilleros de innovación donde inventores, artistas, ingenieros y entusiastas se reúnen para jugar, experimentar y crear; y pueden ser un motor para la diversificación regional en condiciones específicas (Suire, 2019).

Desde impresoras 3D y cortadoras láser hasta máquinas CNC y electrónica, los laboratorios de fabricación digital ofrecen una amplia gama de herramientas que permiten a cualquier persona convertir su imaginación en realidad.

Ya sea que seas un aficionado experto en tecnología, un emprendedor en ciernes o un profesional experimentado, los Fablabs brindan una plataforma accesible para dar rienda suelta a tu creatividad y ampliar los límites de lo que es posible.

Con su ética de código abierto y su énfasis en el intercambio de conocimientos, los Fablabs no solo están transformando la forma en que innovamos, sino que también fomentan una cultura de colaboración y aprendizaje. Únase a la revolución Fablab y abrace un mundo donde la innovación no tiene límites.

¿Qué es un Fablab o laboratorio de Fabricación Digital?

Un Fablab, o laboratorio de fabricación digital, es definida por la Fab Foundation como “un lugar para jugar, crear, asesorar e inventar: un lugar para el aprendizaje y la innovación. Los Fab Labs brindan acceso al entorno, las habilidades, los materiales y la tecnología avanzada para permitir que cualquier persona en cualquier lugar haga (casi) cualquier cosa”.

Los laboratorios de fabricación digital están diseñados para ser abiertos y accesibles a personas de todas las edades y orígenes, proporcionando una plataforma para que cualquiera que tenga una idea pueda convertirla en una realidad física.

Los Fablabs son más que lugares con equipos sofisticados; también son comunidades de personas con ideas afines que comparten la pasión por la innovación y la creatividad. Estos espacios fomentan la colaboración y el intercambio de conocimientos, lo que permite que las personas aprendan unas de otras y superen los límites de lo que es posible.

La historia y evolución de Fablabs

El concepto de Fablabs fue introducido por primera vez por Neil Gershenfeld, profesor del MIT, en 2001. Gershenfeld vio la necesidad de un espacio donde las personas pudieran experimentar con tecnologías de fabricación digital y aprender a través de la experiencia práctica. Él creía que al proporcionar acceso a estas herramientas, las personas podrían dar rienda suelta a su creatividad e impulsar la innovación.

Desde el establecimiento del primer Fablab en el MIT, el concepto se ha extendido por todo el mundo. Los Fablabs ahora se pueden encontrar en países de todo el mundo, desde Estados Unidos hasta Europa, Asia y África. Estos espacios se han convertido en centros de innovación y creatividad empresarial y social, atrayendo a personas de diversos orígenes y disciplinas.

Los principios clave de los Laboratorios de Fabricación Digital (Fab Labs)

Los Fablabs se guían por un conjunto de principios clave que dan forma a su ethos y operaciones. Estos principios incluyen el acceso abierto, el intercambio de conocimientos (Maravilhas y Martins, 2019) y una mentalidad de “hágalo usted mismo”.

El acceso abierto es un principio fundamental de los laboratorios de fabricación digital, asegurando que cualquier persona pueda usar las instalaciones y equipos sin barreras. Esta inclusión alienta a las personas de todos los ámbitos de la vida a involucrarse con las tecnologías de fabricación digital y explorar su potencial creativo.

El intercambio de conocimientos es otro principio fundamental de Fablabs. Estos espacios enfatizan la importancia de aprender unos de otros y compartir ideas y experiencia. Los Fablabs a menudo organizan talleres, seminarios y eventos donde los miembros pueden enseñar y aprender unos de otros, fomentando una cultura de colaboración y aprendizaje continuo.

La mentalidad “hágalo usted mismo” es central en la filosofía Fablab. Los Fablabs alientan a las personas a tomar el control del proceso de fabricación y convertirse en participantes activos en la creación de sus proyectos. Este enfoque práctico no solo empodera a las personas, sino que también permite una comprensión más profunda de las herramientas y tecnologías que se utilizan.

El impacto de los Fablabs en la innovación y la creatividad

Los Fablabs han tenido un profundo impacto en la innovación y la creatividad empresarial. Estos espacios han democratizado el acceso a las herramientas y tecnologías de fabricación digital, haciéndolos más accesibles para las personas que pueden no haber estado expuestas previamente a dichos recursos. Como resultado, los Fablabs se han convertido en “caldo de cultivo” para nuevas ideas e invenciones.

Savastano et al., (2017) destacan que la fabricación digital está contribuyendo al cambio de paradigma que está determinando una nueva forma de diseñar, producir y consumir bienes y servicios; mientras que Soomro et al., (2022) reportan que los FabLabs, y los entornos makerspace, motivan a los estudiantes a participar en la educación STEM y facilitan el desarrollo de experiencias prácticas de aprendizaje, confianza, resolución de problemas y habilidades de comunicación.

Uno de los beneficios clave de Fablabs es su capacidad para facilitar la creación rápida de prototipos. Con la gama de herramientas disponibles, las personas pueden iterar y probar rápidamente sus ideas, dándoles vida en cuestión de horas o días. Este proceso de creación de prototipos de ritmo rápido permite una mayor experimentación e innovación, lo que conduce al desarrollo de soluciones innovadoras.

Los FabLabs han nacido para acercar al público las posibilidades de la fabricación digital, ofrece nuevas oportunidades a los usuarios y potencia la transmisión de conocimiento sin distinciones de género o rol (García y Lena, 2022). En este sentido, de acuerdo con el resultado de las investigaciones de Valenzuela et al., (2021) los laboratorios de fabricación digital pueden ser un instrumento poderoso y efectivo para la promoción de la innovación de las universidades.

Por otro lado, Suire (2019) observó que los FabLabs tienden a coproducir más prototipos cuando interactúan con pequeñas empresas, mientras que coproducen más spin-offs cuando se asocian con empresas grandes; destacando que la producción del FabLab es sensible a sus asociaciones industriales.

Los Fablabs también han jugado un papel importante en el fomento de la colaboración interdisciplinaria. Estos espacios reúnen a personas de diferentes orígenes y disciplinas, lo que permite el intercambio de ideas y perspectivas. Este enfoque interdisciplinario a menudo conduce al desarrollo de soluciones innovadoras que no habrían sido posibles en un entorno aislado.

Finalmente, Hildebrandt et al., (2022) destacan que los Fab Labs pueden contribuir a la resiliencia de las ciudades, especialmente desde la perspectiva de la capacidad de fabricación, pero también con respecto al desarrollo de la educación técnica.

Casos de éxito de Fablabs en todo el mundo

Los Fablabs han sido fundamentales para lograr innovaciones revolucionarias en varias industrias en todo el mundo. De acuerdo con la Fab Foundation en la actualidad existen más de 2000 Fab Labs en más de 120 países.

Una historia de éxito notable es la de Fablab Barcelona, que ha estado a la vanguardia de la fabricación digital y el diseño urbano. A través de sus proyectos, Fablab Barcelona ha demostrado cómo se pueden utilizar las tecnologías de fabricación digital para crear soluciones sostenibles y personalizables para las ciudades.

Otra historia de éxito es la de Fablab Amsterdam, que ha sido pionera en el uso de la impresión 3D en el campo de la medicina. Al colaborar con profesionales de la salud e investigadores, Fablab Amsterdam ha podido desarrollar dispositivos médicos y prótesis personalizados, mejorando la calidad de vida de las personas que lo necesitan.

Amsterdam FabLab en la Waag Society. Fuente: Rory Hyde
Amsterdam FabLab en la Waag Society. Fuente: Rory Hyde

Estos son solo algunos ejemplos de las muchas historias de éxito que han surgido de los laboratorios de fabricación digital en todo el mundo. Estos espacios continúan empujando los límites de la innovación y la creatividad, inspirando a las personas a pensar fuera de la caja y explorar nuevas posibilidades.

Finalmente, si deseas ubicar un Fab Labs en tu país y cerca de tu ubicación puedes revisar la siguiente herramienta: https://www.fablabs.io/labs/map

Cómo iniciar un Fablab propio

Si estás inspirado por el movimiento Fablab y quieres iniciar tu propio Fablab, hay algunos pasos clave a considerar. De acuerdo con la plataforma FabLabs.io el método más económico y rápido para conseguir un laboratorio de fabricación digital es comprarlo y montarlo usted; sin embargo, este enfoque requiere cierta experiencia.

En primer lugar, necesitará un espacio dedicado que pueda acomodar las herramientas y el equipo necesarios. Este espacio debe ser de fácil acceso y estar idealmente ubicado en una comunidad que se beneficiaría de un Fablab.

A continuación, deberá obtener los fondos necesarios para configurar y mantener el Fablab. Esto se puede hacer a través de una combinación de subvenciones, patrocinios y asociaciones comunitarias. Es importante contar con un plan comercial claro, que describa sus objetivos, el público objetivo y las fuentes de ingresos.

Una vez que se asegura el espacio y la financiación, es hora de equipar el Fablab con las herramientas y tecnologías necesarias. Esto implicará investigar y comprar el equipo adecuado en función de sus necesidades y presupuesto específicos. También es importante invertir en la capacitación adecuada para usted y cualquier miembro del personal que operará el Fablab.

Al respecto, Valenzuela et al., (2021) concluyeron que un Fab Labs necesita contar con equipos de investigadores especializados en desarrollo tecnológico, además de equipos vinculados a la gestión, identificar elementos y actores que estén vinculados con la industria, el gobierno y el sector social.

Por último, deberá establecer una comunidad en torno a su Fablab. Esto se puede hacer a través de programas de divulgación, talleres y eventos que reúnan a las personas. Construir una comunidad sólida es crucial para el éxito de su Fablab, ya que atraerá y retendrá a miembros que pueden contribuir al conocimiento y la creatividad colectivos.

Una guía más detallada para establecer tu FabLab es descrita por la plataforma Fab Foundation en el artículo “Getting started with Fab Labs”.

El futuro de los Fablabs y su potencial de crecimiento

Los Fablabs ya han tenido un impacto significativo en la innovación y la creatividad, pero su potencial de crecimiento es inmenso. A medida que las tecnologías de fabricación digital continúen evolucionando, Fablabs tendrá acceso a herramientas y materiales aún más avanzados. Esto abrirá nuevas posibilidades para la experimentación y la invención, empujando aún más los límites de lo que es posible.

Según García y Lena (2022) la implantación de los laboratorios de fabricación digital ha sido beneficiosa para el desarrollo de las comunidades, ayudando a la popularización de la tecnología entre grupos de usuarios antes alejados de ella, por su complejidad, aumentando los recursos y capacidades de la población e incluso reduciendo la brecha de género que culturalmente acompaña a los aspectos técnicos.

De esta forma, a medida que el movimiento Fablab gana impulso, podemos esperar ver más colaboraciones y asociaciones entre Fablabs de todo el mundo. Esta red mundial facilitará el intercambio de ideas y conocimientos, lo que conducirá a soluciones aún más innovadoras.

Además, los Fablabs no se limitan a espacios físicos. Con los avances en las tecnologías de realidad virtual y realidad aumentada, podemos imaginar el surgimiento de Fablabs virtuales, donde las personas pueden colaborar y crear en un entorno virtual. Esto democratizaría aún más el acceso a las herramientas y tecnologías de fabricación digital, lo que permitiría a personas de cualquier parte del mundo participar en la revolución Fablab.

En el mismo sentido, Garnier y Capdevila (2022) concluyen que los FabLabs tienen la capacidad de contribuir a las transformaciones en curso de los modos productivos dominantes, mediante la reconfiguración de la infraestructura productiva y la (re)capacitación de los participantes.

Desafíos y limitaciones de los laboratorios de fabricación digital

Si bien los Fablabs ofrecen numerosos beneficios, no están exentos de desafíos y limitaciones. Uno de los principales desafíos es el costo asociado con la creación y el mantenimiento de un Fablab. El equipo y los materiales pueden ser costosos, y obtener fondos puede ser una tarea abrumadora, especialmente para personas o comunidades con recursos limitados.

Otro desafío es la necesidad de experiencia técnica. Si bien Fablabs tiene como objetivo ser accesible para todos, todavía hay una curva de aprendizaje involucrada en el uso efectivo de las herramientas y tecnologías. Los programas de capacitación y educación son esenciales para garantizar que las personas puedan aprovechar al máximo los recursos de Fablab.

Por su parte, Rayna y Striukova (2021) reportan que si bien los fab labs y los makerspaces fomentan naturalmente algunas habilidades empresariales del siglo XXI, solo el espíritu empresarial y los programas educativos explícitos y proactivos permiten fomentar todo el espectro de estas habilidades. En este sentido, las políticas y estrategias gubernamentales deben fomentar las habilidades de emprendimiento y mejorar los programas educativos.

Además, Fablabs puede enfrentar limitaciones en términos de espacio y escalabilidad. El tamaño del espacio físico puede limitar el número de miembros y proyectos que se pueden acomodar. Ampliar un Fablab puede requerir recursos e infraestructura adicionales.

Conclusión: El poder transformador de los Fablabs en la era digital

Los Fablabs han surgido como espacios transformadores que empoderan a las personas para innovar, crear y colaborar. Estos centros impulsados por la comunidad han democratizado el acceso a las herramientas y tecnologías de fabricación digital, lo que permite que cualquiera que tenga una idea pueda darle vida.

Los Fablabs han revolucionado la forma en que abordamos la innovación y la creatividad, fomentando una cultura de colaboración, aprendizaje y experimentación. En el mismo sentido, Jarillo (2023) reporta en que hay aportes significativos al implementar FabLab en escuelas de educación básica, tales como desarrollar la creatividad e innovación de las alumnas y alumnos, enseñarles cómo producir sus propios objetos y productos, fomentar el trabajo en equipo y la colaboración.

A medida que el movimiento Fablab continúa creciendo, podemos esperar ver surgir aún más innovaciones y soluciones innovadoras. El futuro de Fablabs es brillante, con potencial para espacios virtuales y colaboraciones globales. El poder transformador de Fablabs en la era digital no se puede exagerar, ya que continúan ampliando los límites de lo que es posible e inspirando a las personas a aprovechar su potencial creativo. Únase a la revolución Fablab y sea parte de la innovación que no conoce límites

Referencias bibliográficas

García-Ruiz, M.-E.; Lena-Acebo, F.-J. FabLabs: The Road to Distributed and Sustainable Technological Training through Digital Manufacturing. Sustainability 2022, 14, 3938. https://doi.org/10.3390/su14073938

Garnier, C., & Capdevila, I. (2022). Making, Hacking, Coding: Fablabs as Intermediary Platforms for Modes of Social Manufacturing. Journal of Innovation Economics & Management, I-XXII.

Hildebrandt, L.; Zadow, S.; Lange, L.; Langhammer, M.; Moritz, M. et al.: What are the Role and Capabilities of Fab Labs as a Contribution to a Resilient City? Insights from the Fab City Hamburg. In: Herberger, D.; Hübner, M. (Eds.): Proceedings of the Conference on Production Systems and Logistics: CPSL 2022. Hannover : publish-Ing., 2022, S. 192-205. DOI: https://doi.org/10.15488/12142

Jarillo Aguilar, I. A. (2023). Laboratorios de Fabricación Digital (FabLab) y su implementación en educación básica. Una revisión sistemática. RIDE Revista Iberoamericana Para La Investigación Y El Desarrollo Educativo, 14(27). https://doi.org/10.23913/ride.v14i27.1560

Maravilhas, S., & Martins, J. (2019). Strategic knowledge management in a digital environment: Tacit and explicit knowledge in Fab Labs. Journal of business research, 94, 353-359.

Rayna, T., & Striukova, L. (2021). Fostering skills for the 21st century: The role of Fab labs and makerspaces. Technological Forecasting and Social Change, 164, 120391.

Savastano, M., Bellini, F., D’Ascenzo, F., Scornavacca, E. (2017). FabLabs as Platforms for Digital Fabrication Services: A Literature Analysis. In: Za, S., Dragoicea, M., Cavallari, M. (eds) Exploring Services Science. IESS 2017. Lecture Notes in Business Information Processing, vol 279. Springer, Cham. https://doi.org/10.1007/978-3-319-56925-3_3

Soomro, S.A.; Casakin, H.; Georgiev, G.V. A Systematic Review on FabLab Environments and Creativity: Implications for Design. Buildings 2022, 12, 804. https://doi.org/10.3390/buildings12060804

Suire Raphaël (2019) Innovating by bricolage: how do firms diversify through knowledge interactions with FabLabs?, Regional Studies, 53:7, 939-950, DOI: 10.1080/00343404.2018.1522431

Valenzuela-Zubiaur, M.; Torres-Bustos, H.; Arroyo-Vázquez, M.; Ferrer-Gisbert, P. Promotion of Social Innovation through Fab Labs. The Case of ProteinLab UTEM in Chile. Sustainability 2021, 13, 8790. https://doi.org/10.3390/su13168790 https://www.mdpi.com/2071-1050/13/16/8790

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.