Hoja de ruta mundial para la innovación alimentaria y agrícola

Milthon Lujan Monja

Updated on:

La innovación alimentaria en los actuales sistemas de producción de alimentos han impulsado el incremento de la producción mundial de alimentos desde los años 50 y han contribuido a la disminución del hambre mundial.

Hoja de ruta para la innovación alimentaria y agrícola

Sin embargo, los sistemas agroalimentarios también han conducido a una serie de externalidades negativas, incluido el incremento de la obesidad y las enfermedades vinculadas con la dieta, pobres condiciones de trabajo e inadecuados ingresos de muchos de los trabajadores, la disminución de la calidad del agua, y la pérdida de hábitats y biodiversidad terrestre y acuática.

Para cambiar la crisis alimentaria mundial del futuro creado por el cambio climático y la creciente demanda de los consumidores, un equipo internacional de economistas, científicos y expertos en negocios han creado una hoja de ruta para los sistemas de innovación agrícola y alimentaria mundial.

El informe “Socio-technical Innovation Bundles for Agri-food Systems Transformation, Report of the International Expert Panel on Innovations to Build Sustainable, Equitable, Inclusive Food Value Chains”, financiados por el Cornell Atkinson Center for Sustainability, fue publicado el 10 de diciembre en la página web Nature Sustainability.

El panel de expertos sintetizó los mejor de la ciencia actual de los sistemas agro-alimentarios y los impulsores externos clave que cambiarán los sistemas de producción de alimentos en los próximos 25 a 50 años.

“En cualquier medida, los sistemas agro-alimentarias de nuestro mundo son extraordinariamente productivos, receptivos y adaptables, debido a que ahora podemos alimentar a casi 5 mil millones de una manera saludable” dijo Chris Barrett, profesor en el School of Applied Economics and Management de la Cornell University, y quien lidera el proyecto.

Colaboración radical

“Pero eso significa que casi 3 mil millones no pueden permitirse una dieta saludable. Y con el inevitable crecimiento de la población, el incremento de los ingresos y el cambio climático que ya está integrado en el sistema alimentario, nuestros métodos agrícolas actuales no son sostenibles” destacó Barrett.

“A nivel mundial, no podemos continuar por este camino sin destruir el planeta y poner en peligro a miles de millones de personas”.

En diciembre de 2019, más de 20 expertos de los negocios, gobierno, organizaciones sin fines de lucro y científicos de todo el mundo se reunieron para iniciar el panel de expertos en el Cornell Tech en la ciudad de New York para evaluar las investigaciones que vinculan los sistemas agroalimentarios, las innovaciones tecnológicas e institucionales, y las necesidades de las sociedades en el futuro.

Recomendaciones para la innovación alimentaria

El grupo ha identificado 7 recomendaciones importantes para la innovación alimentaria y agrícola, en un informe de más de 170 páginas con la finalidad de garantizar que los sistemas alimentarios del mundo sean saludables, equitativos, resilientes y sostenibles.

La principal recomendación pasa por combinar innovaciones sociales y tecnológicas.

“Realmente no hay tecnología que sea una solución milagrosa” manifestó Barrett.

READ  Índice Mundial de Innovación (GII) 2021: la innovación continuó a pesar del COVID-19

“Durante la ‘Revolución verde’, por ejemplo, los productores mejoraron las semillas, pero para escalar estos avances, los gobiernos tuvieron que mejorar las carreteras para llegar a los agricultores, y ofrecer servicios de extensión para educar a los agricultores sobre cómo utilizar las semillas. Eso es agrupar. Todas estas piezas eran elementos esenciales y complementarios”.

Reducir la huella hídrica

La segunda recomendación pide reducir la huella hídrica y de la tierra para producir alimentos. La sociedad no puede abordar eficazmente las crisis climáticas y de pérdida de biodiversidad y, por ejemplo, reducir el riesgo de pandemias provocados por virus, sin aliviar las demandas agrícolas en la tierra y los océanos.

“Hemos llegado a este punto de inflexión en el que estamos empezando a ver las desventajas de aumentar la producción de alimentos con combustibles fósiles, particularmente con el cambio climático y también con el agotamiento de los recursos suelo y agua, y otros recursos clave para la producción de alimentos” dijo Rebecca Nelson, profesora en la School of Integrative Plant Science and Global Development (CALS).

“También vemos que estamos contaminando el medio ambiente a un nivel realmente peligroso y vemos que los sistemas son injustos, y no todos sentimos la crisis del calentamiento global por igual”.

“A algunas personas les está afectando mucho más que a otras” destacó Nelson.

Además, Nelson está intrigada con una economía circular, que reinventa el uso de los desechos cotidianos y los convierte en recursos útiles.

“Es el peor de los tiempos” indicó Nelson. “Pero también es el mejor de los tiempos, en el sentido de que tenemos poderosas herramientas que podríamos usar para mejorar las cosas, si podemos reunir la voluntad para implementarlos”.

Responsables de la innovación alimentaria

Las naciones, las empresas y las organizaciones de la sociedad civil también deben responsabilizarse mutuamente, señala el informe.

“Debemos asegurarnos de que no haya trabajo forzado en la cadena de valor que lleva los alimentos a nuestra mesa” destacó Barrett.

“Necesitamos una aplicación más estricta de los tratados internacionales que prohíben la trata de personas y la esclavitud. Necesitamos certificar que las empresas que contratan con las granjas y los comerciantes locales puedan monitorear las condiciones de trabajo”.

“Debemos asegurarnos de que los productos básicos no se produzcan a costa de las personas a las que no se les paga de forma justa por su trabajo” informó el investigador.

Mecanismos de financiación de la innovación alimentaria y agrícola

Además, el informe sugiere implementar políticas de gestión de riesgos sistémicos; desarrollar nuevos mecanismos de financiación para transformar los sistemas agroalimentarios; y reconfigurar el apoyo público a los cambios en los sistemas agroalimentarios.

“El financiamiento es crucial” dijo Barrett.

“La innovación es cara. Requiere de investigación y desarrollo, y la reingeniería de los sistemas requiere de inversiones. El mundo está inundado de capital en este momento, las tasas de interés están en mínimos históricos y las empresas con efectivo luchan por encontrar buenas oportunidades de inversión que prometen ofrecer algo más que un modesto pago financiero”.

“Pero debemos conseguir la estructura correcta de estos nuevos instrumentos financieros” dijo. “Y están surgiendo algunos mecanismos de financiación novedosos y prometedores”.

Transformación de los sistemas agro-alimentarias

El documento publicado culmina con siete acciones esenciales que deben guiar las transformación de los sistemas agro-alimentarias.

Desarrollar paquetes de innovación socio-técnicos

A pesar de la abundancia de innovaciones que progresan rápidamente en todas las etapas de las cadenas de valor agro-alimentarias, no existen balas mágicas científicas o de ingeniería. Pocas innovaciones pueden adaptarse y escalar de manera efectiva sin las políticas e instituciones de apoyo esenciales.

READ  Agricultura 4.0: La revolución de la agricultura inteligente para un futuro sostenible

La innovación es tanto un progreso social como científico, y ninguna innovación que podamos identificar puede orientar eficazmente a los cuatro objetivos HERS (salud, equitativo, resiliente y sostenible) de forma simultánea.

Reducir la huella de suelo y agua de los alimentos

Satisfacer el crecimiento en la demanda de alimento a la vez que se reduce el uso de suelo y agua de los sistemas agro-alimentarios es necesario e inevitable.

Desacoplar el crecimiento de la demanda de alimento del uso de suelo y agua es esencial y una transición desafiante que debemos enfrentar.

Comprometerse con la co-creación con responsabilidad compartida y verificable

Los complejos caminos desde la innovación al escalamiento y el impacto requieren la co-creación de paquetes socio-técnicos contextualizados localmente. Debido a que el factor humano es importante, todas las partes necesitan incentivos para actuar, incluido el compartir explícitamente la responsabilidad de abordar los desafíos emergentes y los beneficios de la innovación.

Las responsabilidades compartidas deben combinarse con métricas de desempeño clave verificables, sanciones para las transgresiones y las protecciones de las redes contra las pérdidas.

Co-diseñar los paquetes socio-técnicos pueden acelerar la acción humana para facilitar, en lugar de obstruir, la innovación beneficiosa y minimizar las consecuencias no deseadas.

Poder desconcentrado

Muchos de los componentes de las posibles soluciones son bien conocidos, pero obstaculizados por el poder económico y político concentrado o por la marginación de las partes interesadas clave.

La reducción de los desequilibrios de poder político y del mercado, y una mayor participación en los diálogos sobre innovación, pueden acelerar la innovación.

Gestión generalizada del riesgo sistémico

La pandemia de COVID-19 subraya la creciente importancia de desarrollar una gestión eficaz del riesgo sistémico para los sistemas agro-alimentarios.

La mayoría de los gobiernos exigen apropiadamente muchas formas de seguro individual para resolver las fallas del mercado. Necesitamos cada vez más enfoques análogos, tanto de mecanismos de reducción de riesgos como de transferencia de riesgos, para abordar eventos de baja probabilidad y alto impacto.

Desarrollar nuevos mecanismos de financiamiento

Las innovaciones de los sistemas agro-alimentarios y la gestión de riesgos sistémicos requieren una inversión inicial masiva de cientos de miles de millones de dólares anualmente. Esto es factible pero exige creatividad, especialmente para movilizar los recursos privados, más allá del gasto público y las inversiones filantrópicas.

Reconfigurar el apoyo público a los sistemas agro-alimentarios

Los gobiernos juegan dos roles esenciales: invertir en bienes y servicios públicos esenciales, incluida la ciencia y la educación, y en facilitar el diálogo para encontrar soluciones.

Ellos deben atraer una inversión privada mucho mayor en las transformaciones de los sistemas agro-alimentarias mediante la redirección de los recursos públicos hacia los programas de protección social, las investigación agro-alimentaria, y la construcción de infraestructura física e institucional.

Innovaciones para los sistemas alimentarios y agrícolas

Innovaciones alimentarias digitales

El ecosistema de la agricultura digital ha crecido en los últimos años, con el surgimiento de emprendimiento agro-tecnológicos en todo el mundo. El establecimiento de estos emprendimientos dependen de la conectividad, capital humano y la infraestructura crítica de los datos, que permite la interoperabilidad.

La segunda capa es el ecosistema de datos y contenido. A nivel de las granjas esto consiste, por ejemplo, de mapas de suelos y del agua; datos de sensores del clima en drone, satélites, y otras plataformas; perfiles de los productores; datos de la genética de animales y plantas; precios del mercado y alertas de información de las enfermedades de los vegetales.

READ  ¿Qué es la innovación?

El estudio destaca que la conectividad a alta velocidad y los teléfonos inteligentes, aún en las comunidades rurales remotas, ha servido como un catálisis clave para nuevas inversiones de capital y talento en los sistemas agro-alimentarios.

Asimismo, las tecnologías digitales ayudan a los consumidores a rastrear los orígenes de los alimentos que ellos consumen, estimulando nuevos comportamientos en el mercado, además los consumidores cuentan con una vía para descubrir productos y productores innovadores.

Innovación en el financiamiento

Los productos y procesos de innovación requieren de inversiones significativas. Los investigadores destacan que inducir una mayor inversión en la innovación de los sistemas agro-alimentarios requerirá de innovaciones en el financiamiento.

La innovación en la inversión privada será necesaria para los beneficios de la innovación de las cadenas de valor agrícolas y financiar la adopción de las innovaciones. Un modesto, pero importante, desarrollo es el aumento de los inversionistas institucionales con una visión a largo plazo de su rentabilidad.

Innovadores instrumentos de protección social

Facilitar la transformación inclusiva requiere de efectivos instrumentos de protección social para proteger a quienes serán los perdedores de la destrucción creativa.

Los instrumentos de protección social tienen como objetivo el proteger a los individuos del sufrimiento de cualquier clase, incluido las enfermedades relacionadas con la dieta y extrema pobreza.

Conclusión

La innovación alimentaria y agrícola se ha convertido en una necesidad para la sociedad actual, debido a que se tiene que alimentar a una creciente población mundial.

Sin embargo, el impulso de las innovaciones agroalimentarias requieren del compromiso de los gobiernos y del sector privado para su implementación.

Referencia (acceso abierto):
Barrett, Christopher B., Tim Benton, Jessica Fanzo, Mario Herrero, Rebecca J. Nelson, Elizabeth Bageant, Edward Buckler, Karen Cooper, Isabella Culotta, Shenggen Fan, Rikin Gandhi, Steven James, Mark Kahn, Laté Lawson-Lartego, Jiali Liu, Quinn Marshall, Daniel Mason-D’Croz, Alexander Mathys, Cynthia Mathys, Veronica Mazariegos-Anastassiou, Alesha (Black) Miller, Kamakhya Misra, Andrew G. Mude, Jianbo Shen, Lindiwe Majele Sibanda, Claire Song, Roy Steiner, Philip Thornton, and Stephen Wood. Socio-technical Innovation Bundles for Agri-food Systems Transformation, Report of the International Expert Panel on Innovations to Build Sustainable, Equitable, Inclusive Food Value Chains. Ithaca, NY, and London: Cornell Atkinson Center for Sustainability and Springer Nature, 2020.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.