¿Cómo la IA apoya la creatividad humana? Esto es lo que encontró un nuevo estudio

Milthon Lujan Monja

La Inteligencia Artificial (IA) ayuda a los humanos a generar ideas. Fuente: Unsplash/DeepMind
La Inteligencia Artificial (IA) ayuda a los humanos a generar ideas. Fuente: Unsplash/DeepMind

por: Jan Bieser
Senior Researcher, Gottlieb Duttweiler Institute

El progreso en algunos campos se está desacelerando. Por ejemplo, hoy en día, se necesitan 18 veces más investigadores para duplicar la densidad de microchips que a principios de la década de 1970. De hecho, un estudio de la Stanford University encontró que mientras el esfuerzo de investigación había aumentado en un factor de 23, la productividad de la investigación se redujo en 41 veces durante el mismo período.

Deberíamos estar generando más y mejores ideas. La gran esperanza para acelerar el ritmo de la innovación ahora radica en la inteligencia artificial (IA). La aplicación de tecnologías emergentes de IA ya está acortando radicalmente los ciclos de desarrollo de fármacos, acelerando el diseño de nuevos materiales y desarrollando nuevas hipótesis.

La opinión dominante es que la IA no puede generar ideas fundamentalmente nuevas por sí sola, pero puede ayudar a los humanos a hacerlo catalizando la creatividad humana. Sin embargo, lo que es fácil pasar por alto es que la IA también puede inhibir la creatividad humana porque a medida que la IA se vuelve más inteligente, se vuelve más útil y distrae. Por lo tanto, debemos saber cómo la IA puede apoyar la creatividad humana y dónde hace más daño que bien. Un estudio reciente del Gottlieb Duttweiler Institute exploró estas preguntas.

3 formas en que la IA puede catalizar la creatividad humana

Identifica patrones

La IA puede identificar patrones en grandes conjuntos de datos, inspirando a los humanos a desarrollar nuevas hipótesis que pueden haber pasado por alto. Por ejemplo, los investigadores han utilizado el aprendizaje automático para predecir qué combinaciones químicas podrían ayudar a producir baterías para automóviles y encontraron cuatro opciones prometedoras para probar en un entorno de la vida real.

También puede presentar un contenido más digerible que los datos y números simples. Los algoritmos de autoaprendizaje pueden escribir textos completos, hablarnos con voces generadas por computadora o incluso crear emotivas piezas musicales.

Proporciona la imagen más grande

La IA puede atravesar y analizar automáticamente grandes cantidades de información de varias fuentes al filtrar, agrupar y priorizar. También puede crear gráficos de conocimiento y ayudar a los humanos a identificar asociaciones entre datos aparentemente desconectados. Estos podrían usarse en la investigación de medicamentos para identificar interacciones entre diferentes sustancias, desarrollar nuevas terapias y mitigar los efectos secundarios.

En el futuro, ChatGPT y herramientas similares explicarán las relaciones complejas sin que tengamos que leer numerosos sitios web y artículos.

Guiar la experimentación

La IA puede incluso guiar la experimentación prediciendo los resultados de los experimentos utilizando datos existentes y eliminando aquellos que se consideran poco prometedores. Por ejemplo, Rolls-Royce usó una red neuronal para desarrollar una nueva superaleación con una combinación óptima de costo, densidad, estabilidad, resistencia a la oxidación y vida útil a la fatiga.

La IA generativa (algoritmos que crean contenido completamente nuevo) ha recibido mucha atención a través de generadores de imágenes o texto de IA, como DALL-E2 y ChatGPT. Autodesk ahora desarrolla herramientas de diseño generativo que crean conceptos de diseño de objetos completamente por sí mismos, por ejemplo, un módulo de aterrizaje interplanetario que es más liviano que sus contrapartes diseñadas por humanos. Tales herramientas han llevado a la predicción de que “los humanos pasan de ser creadores a curadores”.

Los límites de la IA que respaldan la creatividad humana

Aún así, la IA no puede admitir todas las habilidades esenciales para el desarrollo de ideas. Varios estudios han demostrado que inspirar a los compañeros en conferencias, aprender nuevas habilidades o simplemente relajarse, reflexionar y soñar despierto son actividades asociadas con la generación de ideas.

La IA no puede replicar tales experiencias de la vida real o interacciones personales. La exploración sin un resultado específico en mente, la adición de nuevos dominios de conocimiento sobre la marcha y la improvisación también son un desafío para la IA.

Por ejemplo, una herramienta que optimiza las rutas de vuelo con respecto a las emisiones de CO2 no sugeriría simplemente cambiar al transporte en trenes o reuniones a través de videoconferencias. En última instancia, la IA hace lo que se le dice, limitada por los datos que le proporcionamos y los objetivos que definimos.

Cómo la IA puede obstaculizar la creatividad humana

Dadas estas limitaciones, podría decirse que liberar tiempo es una de las mayores contribuciones de la IA a la creatividad humana. De hecho, se espera que la IA asuma tareas mundanas y repetitivas, permitiéndonos ser más humanos y creativos. Por ejemplo, un estudio del Reino Unido estimó que los asistentes de IA devolverán dos semanas al año a los trabajadores británicos para el 2030.

Sin embargo, los estudios sobre la IA y el uso del tiempo a menudo solo se centran en su potencial de ahorro de tiempo y descuidan otros factores. Si tenemos la intención de usar la IA con frecuencia, inevitablemente, eso reduce el tiempo que pasamos sin usar la IA. Ese tiempo es valioso para la creatividad, debido a que la IA no puede respaldar todas las actividades que conducen a nuevas ideas, como intercambiar y discutir ideas de forma interactiva con otros o relajarse y reflexionar.

En el pasado, dividíamos nuestro tiempo principalmente entre dos actividades: tiempo con los demás y tiempo para nosotros mismos. Hoy, pasamos más tiempo solos, y también hay un tercer estado: el tiempo que pasamos con la tecnología digital. Es probable que a través de la IA, la participación de este tercer estado esté aumentando.

Con la IA, las tecnologías digitales pueden respaldar más actividades cotidianas: los parlantes inteligentes pueden hablarnos mientras cocinamos o conducimos un automóvil. Los algoritmos inteligentes también serán cada vez mejores para predecir el comportamiento, comunicarse con nosotros en lenguaje natural y llamar la atención.

La IA ya se está utilizando para analizar datos de seguimiento ocular en sitios web para optimizar la forma en que captan la atención de las personas o adaptan las recomendaciones de productos o películas a los intereses personales de los usuarios. Desafortunadamente, cuanto más nos distrae la IA, más nos impide realizar actividades creativas.

Resistir la distracción de la IA

Sin duda, el uso de IA ayudará a desarrollar nuevas ideas y las organizaciones que descuiden la IA correrán el riesgo de perder competitividad a largo plazo. El objetivo debe ser utilizar la IA donde pueda apoyar la creatividad humana y no donde plantee más daño que bien.

Resistir la distracción de la IA es igualmente importante en nuestra vida privada y en el trabajo: para que los padres consideren su impacto en el equilibrio dentro/fuera de la pantalla de sus hijos y los gerentes aprecien dónde puede impulsar la creatividad y dónde distrae a los empleados de actividades más creativas, como la reflexión off-screen y la lluvia de ideas.

Si nos volvemos complacientes, las decisiones sobre cómo gastar nuestro tiempo se tomarán por nosotros. De cara al futuro, es probable que las ideas más exitosas no provengan únicamente de pensadores brillantes, sino de los mejores en manejar máquinas inteligentes de manera consciente mientras se mantienen firmes en el asiento del conductor.

Artículo republicado de la World Economic Forum “How can AI support human creativity? Here’s what a new study found” con una licencia Creative Commons 4.0. Traducción: innovaromorir.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.