Cómo los institutos y universidades pueden equivocarse en la innovación (y cómo pueden hacerlo bien)

Milthon Lujan Monja

Updated on:

por: Craig Kuziemsky1 y Leanne Hedberg2
1 Associate Vice-President, Research, MacEwan University;
2 Canada Research Chair (nominee), Director Social Innovation Institute, Associate Professor of Entrepreneurship and Innovation, MacEwan University

Para resolver problemas reales, la innovación debe ser co-diseñada con socios de la comunidad y los usuarios finales. Cortesía: Shutterstock.
Para resolver problemas reales, la innovación debe ser co-diseñada con socios de la comunidad y los usuarios finales. Cortesía: Shutterstock.

A medida que Canadá comienza a comprender y navegar el panorama global posterior a la pandemia, la capacidad de nuestro país para innovar será un factor de éxito en su recuperación. La pandemia registró avances masivos en innovación. Este impulso hacia adelante brinda una oportunidad para que Canadá construya una economía post COVID más resiliente y sólida.

Los institutos y universidades tienen un papel importante que desempeñar en esto, debido a que están asumiendo cada vez más roles importantes en la innovación y el espíritu empresarial. Las universidades en particular son facilitadores clave de la innovación, como vimos durante la pandemia cuando los académicos desempeñaron un papel importante en el desarrollo de vacunas.

A pesar de lo importante que son las instituciones después de la escuela en el espacio de la innovación, creemos que hay tres formas principales en que estas instituciones pueden equivocarse:

  1. Estar demasiado centradas en la tecnología,
  2. Aislados en vez de colaborar, y
  3. Enfatizar demasiado el papel de la resolución de problemas.

Si las instituciones de educación superior quieren seguir desempeñando un papel clave en la innovación y el espíritu empresarial, deben transformarse para mejorar.

Inclusión tecnológica, no centrada en la tecnología

Si bien la innovación a menudo incluye tecnología, las instituciones de educación superior a menudo cometen el error de inflar su importancia. Los institutos y las universidades deben abordar la innovación desde un punto de vista que incluya tecnología, en lugar de un punto de vista centrado en la tecnología.

Centrarse en la tecnología se refiere al énfasis excesivo en las innovaciones y nuevas empresas relacionadas con la tecnología, como el software o el diseño de aplicaciones. La inclusión tecnológica alienta a las instituciones a ver las innovaciones tecnológicas y las startups como uno de muchos emprendimientos, no como el principio y el fin de la innovación.

READ  La “máquina de innovación” de China: ¿Cómo funciona?, ¿Cómo está cambiando? y Porqué es importante

Centrarse en la tecnología distrae de las contribuciones más amplias que puede hacer la innovación. La innovación no se trata simplemente de desarrollar nuevos algoritmos, herramientas o invenciones, sino que también incluye la innovación social emancipatoria destinada a identificar y abordar las desigualdades sociales, con objetivos como la prosperidad para todos.

Por ejemplo, los pueblos indígenas han recurrido al emprendimiento social para mejorar sus propias vidas y las vidas de las personas en sus comunidades. Para los innovadores indígenas, la obtención de ganancias debe ser un canal para mejorar los resultados sociales o comunitarios.

Los institutos y las universidades pueden mejorar su propio enfoque de la innovación al permitir o ampliar los apoyos y recursos para empresas no tecnológicas.

Colaboración interdisciplinaria

Una diversidad de disciplinas entre facultades y departamentos hace que las instituciones de educación superior sean especialmente adecuadas para aportar miradas interdisciplinarias a los problemas sociales. Sin embargo, muchas instituciones están estructuradas de una manera que va en contra de las colaboraciones interdisciplinarias, lo que da como resultado políticas y procedimientos que a menudo conducen a silos organizacionales.

Estas “islas” se extienden a los espacios y programas de innovación y emprendimiento en los campus. Si bien los centros de innovación se han convertido casi en elementos estándar dentro de los institutos y universidades, las “islas” organizaciones y los recursos a menudo dan lugar a dinámicas altamente politizadas o competitivas que pueden confundir a los nuevos innovadores y emprendedores que no saben con qué centros comprometerse.

Es esencial fomentar colaboraciones con socios gubernamentales, industriales y comunitarios, como organizaciones sin fines de lucro. Las instituciones de educación superior están en una posición única para servir como un conector crítico de la red.

Las universidades y los institutos deben incentivar y permitir la colaboración entre múltiples centros y recursos de innovación y emprendimiento. Una forma en que esto podría ocurrir es a través de una estructura de organización paraguas que canalice a los estudiantes y otras partes interesadas al centro o recurso más apropiado.

Más allá de la resolución de problemas

Así como el diseño y la estructuración de los centros de innovación a menudo dan prioridad a las “islas” existentes, las propias innovaciones tienden a centrarse demasiado en la resolución de problemas. A veces se piensa erróneamente que las instituciones de educación superior son la solución a la brecha de innovación, en lugar de un socio y facilitador de un ecosistema de innovación robusto.

READ  ¿El fin de la invención? Investigan el costo y el valor de la innovación

La innovación no se trata solo de resolver problemas sociales, sino de obtener una mejor comprensión de estos problemas clave y quién es su público objetivo. Un ingrediente clave para comprender los problemas, en particular los complejos, es reunir diferentes perspectivas.

Por ejemplo, abordar la fragilidad del sistema alimentario, que quedó expuesta al inicio de la pandemia, requiere colaboración y coordinación entre múltiples perspectivas: formuladores de políticas, expertos en nutrición, programas de bienestar social, el sector agrícola, la red de la cadena de suministro, organizaciones no gubernamentales y restaurantes.

Ten en cuenta el final

Aunque se diseñaron con buenas intenciones, las innovaciones pueden diseñarse involuntariamente en función de sesgos, lo que da como resultado impactos limitados o, lo que es peor, impactos negativos no intencionales y una mayor marginación social, económica, política o psicológica.

Por ejemplo, los innovadores pueden suponer que el objetivo del espíritu empresarial es obtener ganancias en lugar de crear valor integrando el conocimiento y el talento con las necesidades de la comunidad.

Independientemente del tipo de innovación o la intención de la misma, el codiseño de la innovación con los usuarios finales es donde las universidades y otras instituciones de educación superior están más preparadas para hacer una contribución significativa. Aquí, usamos el término “usuario final” para describir a las personas y comunidades a las que la innovación social pretende servir.

Los institutos y las universidades desempeñan un papel al contribuir con las ideas y el talento que desencadenan la innovación, pero solo a través de un compromiso significativo con los usuarios finales, el fuego de la innovación realmente arderá. Para resolver problemas reales que importan, la innovación debe diseñarse conjuntamente con los socios de la comunidad y los usuarios finales.

Las innovaciones deben comprometerse con enfoque de diseño o pensamiento centrados en el ser humano para garantizar que las soluciones innovadoras sean apropiadas, bienvenidas e impactantes para las comunidades a las que están diseñadas para servir.

La innovación es el futuro

Las instituciones de educación superior de Canadá forman una red amplia y diversa de investigación e innovación que marcan y rompen tendencias. Esto se refleja en los miles de millones de dólares que el sector de educación superior gasta en investigación y desarrollo, y los millones de dólares que el gobierno federal ha invertido en innovación.

READ  Gratis libro de innovación social que describe experiencias en Chile

Si bien los institutos y las universidades están preparadas para estar a la vanguardia de los desafíos globales apremiantes, incluido el cambio climático, deben comprender que la innovación es un sistema de aprendizaje continuo, no un destino de una sola vez.

Parte del aprendizaje continuo es poder adaptarse de manera efectiva a las situaciones que se presenten. Los problemas actuales de la cadena de suministro no existen porque el sistema esté obsoleto, sino porque no nos hemos adaptado para abordar la complejidad cambiante del sistema global. La innovación siempre será un trabajo en progreso y el sector siempre se puede mejorar en beneficio de todos.

Nota del editor:
El artículo ha sido traducido por el equipo de Innovar o Morir, puedes acceder a su versión original en: “How colleges and universities can get innovation wrong (and how they can get it right)”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.