¿El fin de la invención? Investigan el costo y el valor de la innovación

Milthon Lujan Monja

Por: Lael Gilbert, Utah State University
El costo de la innovación está aumentando, según Joseph Tainter, cuya investigación vincula la antropología y la ciencia ambiental para comprender la trayectoria de los sistemas sociales complejos. Hoy se necesitan más personas, inversiones y energía para desarrollar e implementar innovaciones, que hace unas pocas décadas.

La innovación se hace más cara
La innovación se hace más cara. Crédito: Stock/Johannes Plenio

Probablemente sea divertido conversar con Tainter en las fiestas, durante los últimos 30 años ha estudiado el colapso de la civilización. Uno pensaría que una conversación sobre ese tema podría ser similar a una catástrofe climática o un meteorito que impacta en el horizonte de la ciudad de New York, pero el destino final de la humanidad será mucho menos atractivo teatralmente, según el investigador en una de sus presentaciones en un seminario en el Quinney College of Natural Resources.

En una sociedad cada vez más compleja, dijo, el costo de la innovación aumenta. Se necesita más gente, inversión y energía para investigar, desarrollar e implementar innovaciones ahora que hace unas pocas décadas. Y el costo seguirá aumentando hasta que algunos tipos de investigación sean simplemente improductivos.

Los optimistas tecnológicos piensan que podemos innovar a partir de los problemas para siempre, pero no conocen su historia, dijo Tainter. Difícilmente puede culparlos: si considera solo los últimos siglos de la historia humana, es evidente que la innovación y la invención han resuelto algunos problemas sociales y prácticos perversamente complejos que, de lo contrario, podrían habernos condenado.

La penicilina evitó innumerables muertes por infección. Los fertilizantes nitrogenados alimentaron a millones de personas de cada vez menos acres de tierra de cultivo. El aire acondicionado y la calefacción permitieron a los humanos vivir cómodamente en condiciones notablemente inhabitables en todo el mundo.

READ  Cómo la Inteligencia Artificial esta revolucionando la investigación científica

Así que la fe en la idea de que los avances en curso en la ciencia y la tecnología seguirán brindando mejores niveles de vida, previniendo y curando enfermedades y promoviendo la conservación de los recursos naturales podría ser comprensible.

Pero con el tiempo, la innovación en algunas áreas se desvanecerá debido a que ya no mejorará nuestras vidas de la manera que esperamos. Esto no significará el final de nuestra forma de vida, pero sí alterará el ritmo del cambio, ya que gran parte del sistema social actual apuesta por la innovación.

Tainter y sus colegas examinaron una base de datos de tres millones de patentes en los EEUU y en el extranjero, y descubrieron que a mediados de la década de 1970 era común que una sola persona o un pequeño grupo de personas presentará solicitudes de nueva patente. Desde entonces, el tamaño de un equipo de investigación promedio ha aumentado dramáticamente, mientras que el número de patentes por inventor se ha reducido drásticamente: más esfuerzo por parte de grupos más grandes produce menos innovaciones. Algo similar está ocurriendo en la investigación universitaria.

“A menos que se produzcan acontecimientos imprevistos, nuestro sistema de innovación se dirige en la dirección de volverse improductivo o inasequible”, dijo Tainter.

“Ya hemos recogido gran parte de la fruta baja en las áreas de producción de conocimiento. A medida que los problemas de investigación se vuelven cada vez más obstinados, la complejidad y el esfuerzo de la investigación aumentan, y el resultado es un rendimiento decreciente de la inversión en investigación”.

Nuestro sistema de innovación es vulnerable a su propio declive, reflejando el declive de los factores que lo hacen posible: el costo de la energía y los sólidos rendimientos de las inversiones, destacó el investigador.

READ  Innovaciones tecnológicas para el crecimiento económico de Asia

Pero no te sientas tan mal por eso. Nos han inculcado pensar que la innovación es un rasgo intrínseco de la humanidad, dijo Tainter. Pero si consideramos toda la historia humana, este ritmo salvaje de invención que ocurrió durante el último siglo más o menos es una anomalía.

Los registros arqueológicos muestran que las prácticas agrícolas en el año 1000 DC cambiaron muy poco con respecto a las de más de tres milenios antes. Hubo períodos de cientos de miles de años en los que a los humanos no se les ocurrió ninguna idea llamativa. Esa es la norma real, dijo Tainter.

Es más extraño que hayamos saltado de la prensa de caballos y carretas a los aviones jumbo y los teléfonos inteligentes en el corto lapso de un siglo. El arco de la historia eventualmente nos hará volver a ser menos inventivos como nuestros antepasados, indicó. Pero eso no sucederá de inmediato.

Contacto
Joseph Tainter
Profesor
Department of Environment & Society
Utah State University
Teléfono: 435-797-0842
Email: joseph.tainter@usu.edu

Traducción: InnovarOmorir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.