La ciencia y la tecnología son cada vez menos disruptivas

Milthon Lujan Monja

Los gráficos muestran una disminución significativa en la puntuación de la disrupción de los artículos y las patentes (CD5 promedio) a lo largo de seis décadas en todos los campos principales de la ciencia y la tecnología.
Los gráficos muestran una disminución significativa en la puntuación de la disrupción de los artículos y las patentes (CD5 promedio) a lo largo de seis décadas en todos los campos principales de la ciencia y la tecnología.

A pesar del crecimiento exponencial de los trabajos de investigación y las patentes en las últimas décadas, un nuevo estudio de la University of Minnesota sugiere que la ciencia y la tecnología se están volviendo menos disruptivas.

Las teorías del cambio científico y tecnológico ven el descubrimiento y la invención como proceso endógenos, en los que el conocimiento previo acumulado posibilita el progreso futuro.

Las últimas décadas han sido testigo de un crecimiento exponencial en el volumen de nuevos conocimientos científicos y tecnológicos, creando así las condiciones para grandes avances. Sin embargo, contrariamente a esta opinión, los estudios sugieren que el progreso se está desacelerando en varios campos importantes.

El profesor asociado de la Carlson School of Management Russell Funk, el estudiante de doctorado Michael Park y la profesora Ein Leahey de la University of Arizona analizaron los datos de 45 millones de artículos científicos y 3.9 millones de patentes publicados durante seis décadas.

Índice de disrupción

Los investigadores utilizaron una “puntuación de disrupción”, que se basa en los patrones de citas cinco años después de la publicación, para evaluar hasta qué punto los artículos y las patentes impulsan las ideas hacia nuevas tendencias.

El Índice de disrupción CD12 caracteriza la naturaleza consolidante o disruptiva de la ciencia y la tecnología. La intuición es que si un artículo o una patente es disruptivo, es menos probable que el trabajo posterior que lo cita, también cité a sus predecesores.

Si un artículo científico o patente se está consolidando, es más probable que el trabajo posterior que lo cita también cité a sus predecesores.

El índice CD varía de -1 (consolidación) a 1 (disruptivo).

Principales resultados del estudio

En base a los resultados de su estudio, los investigadores concluyen que:

  • Es menos probable que los artículos científicos y las patentes sean disruptivos, o hagan que los hallazgos previos sean obsoletos e impulsen la ciencia y la tecnología en una nueva dirección, como el descubrimiento de la estructura de doble hélice del ADN.
  • En cambio, es más probable que los artículos científicos y las patentes consoliden, o desarrollen aún más el trabajo anterior, por ejemplo, la ecuación de Kohn-Sham, que mejoró las ecuaciones existentes sobre partículas de electrones.
  • Los científicos e inventores utilizan cada vez más porciones de conocimiento anterior para desarrollar su nuevo trabajo.
  • Este patrón se mantiene en todos los campos principales de la ciencia, incluida la tecnología, la medicina y las ciencias sociales.

“Un ecosistema científico saludable es aquel en el que hay una combinación de descubrimientos disruptivos y mejoras consolidados, pero la naturaleza de la investigación está cambiando”, dijo Funk.

“Dado que las innovaciones incrementales son más comunes, puede tomar más tiempo lograr estos avances clave que impulsan la ciencia hacia adelante de manera más dramática”.

Disminución de la disruptividad en artículos científicos

Para los artículos científicos, la disminución en el puntaje de disruptividad entre 1945 y 2010 varía de 91.9% para las ciencias sociales a 100% para las ciencias físicas.

Menos disrupción en las patentes

Según reporta el estudio la disminución de la disruptividad para las patentes, en el período 1980 y 2010 fue del 78.7% para las computadoras y comunicaciones al 91.5% para medicamentos y medicina.

Innovaciones disruptivas ya ocurrieron

Una teoría para la tendencia actual es que todas las “frutas maduras” de las innovaciones disruptivas ya se han producido.

Los investigadores también señalan la creciente carga de conocimiento que los científicos deben aprender, lo que significa más tiempo dedicado a la formación en lugar de ampliar los límites de la ciencia.

Re-imaginar la gestión científica

Los hallazgos del estudio exigen la necesidad de volver a imaginar cómo se lleva a cabo la ciencia.

Los académicos a veces se enfrentan a una cultura de investigación de “publicar o morir”, en que su éxito se basa en la cantidad de artículos científicos que publican o patentes que desarrollan.

Los autores del estudio sugieren que las agencias federales podrían implementar cambios en la financiación para apoyar mejor las carreras a largo plazo de los académicos; y que las universidades pueden renunciar al enfoque en la cantidad y recompensar más fuertemente la calidad de la investigación.

“Gran parte de la innovación proviene de probar cosas nuevas o tomar ideas de diferentes campos y ver qué sucede”, dijo Park.

“Pero si le preocupa publicar un artículo tras otro lo más rápido posible, eso deja mucho menos tiempo para leer en profundidad y pensar en algunos de los grandes problemas que podrían conducir a estos avances disruptivos”.

A pesar de la tendencia actual, los investigadores destacan que es importante tener en cuenta que esto no significa que haya menos avances tecnológicos por descubrir.

“Existe una gran necesidad de innovación para encontrar respuestas a los desafíos más apremiantes de la actualidad, desde el cambio climático hasta la exploración espacial”, destacó Funk.

“Está claro que todavía hay grandes oportunidades para que sucedan innovaciones disruptivas y para hacer mejoras para la humanidad”, finalizó.

Conclusión

“En resumen, informamos una marcada disminución en la ciencia y la tecnología disruptiva a lo largo del tiempo. Nuestros análisis muestran que es poco probable que esta tendencia se deba a cambios en las prácticas de citación o la calidad del trabajo publicado”, reportan los investigadores.

Los resultados del estudio profundizan la comprensión de la evolución del conocimiento y pueden orientar la planificación y la política científica.

Finalmente, comprender mejor el declive de la ciencia y la tecnología disruptiva permite un replanteamiento muy necesario de las estrategias para organizar la producción de ciencia y tecnología en el futuro.

Referencia (acceso libre)
Park, M., Leahey, E. & Funk, R.J. Papers and patents are becoming less disruptive over time. Nature 613, 138–144 (2023). https://doi.org/10.1038/s41586-022-05543-x

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.